El faro: la vertiginosa ascensión de Robert Eggers.

Un ejercicio singular e interesante, que ya desde su primera secuencia consigue retrotraernos a esa recóndita y perversa isla de Nueva Inglaterra. Una inmersión que surte efecto gracias, sobre todo, a la sobresaliente puesta en escena, que logra combinar a la perfección con el blanco y el negro de la imagen, y con una proporción de 4/3. Gracias a esto, se dota a la cinta de una sensación claustrofóbica, que hace hincapié y favorece al aislamiento y a la soledad de los personajes.

Leer más

PACO PLAZA: El plano final fue el motor para hacer Quien a hierro mata

En el guion estaba y de hecho, cuando acabé de leer el guion, al visualizar esa imagen es cuando tomé la decisión de que quería hacer la peli. Llamé a Emma Lustres, a la productora de la película y le dije: quiero hacer la peli pero quiero estar seguro de que puedo rodar ese plano, de que no va a haber ningún problema.

Leer más

HISTORIAS DE MIEDO PARA CONTAR EN LA OSCURIDAD

Del espantapájaros iremos pasando a otros, como la obsesión por la belleza en sus distintas vertientes, ya sea la gordura o una cara perfecta, para ir dando paso a la imaginería que, de no estar ya predeterminada por las ilustraciones de Stephen Gamell, el propio Guillermo del Toro las habría diseñado, porque parecen nacidas de sus universos creativos.

Leer más