TRES: Desincronizarse de la vida

‘Tres’ no es una película más. Es puro amor por el cine. Y por la vida. Con un cuidado extremo en las interpretaciones, en la mezcla de sonido, en que la historia tenga una coherencia, por muy fantástica que sea, es una película delicada, destinada a un público dispuesto a dejarse arrastrar por algo inusual y a pensar en lo que le han contado una vez concluya el relato.

Leer más