LA HIJA DE LA ESPAÑOLA

Es un auténtico placer enfrenarse, como lector, a una prosa intensa, nada sencilla de concebir, que demuestra que su autora lleva la literatura en las venas. Siendo tremendamente visual en sus imágenes no se conforma con unir una palabra detrás de otra para crear las frases que configuren la historia, sino que le otorga a esta el volumen de la narración extraordinariamente elaborada.

Leer más