AFTER LIFE, el tabú del suicidio

Tony (Ricky Gervais) tiene un superpoder: puede suicidarse cuando quiera. Por eso es un tipo desagradable, sin filtros, un House deprimido que no es capaz de dedicarle a nadie una sonrisa, una palabra amable o un halago. Pero tiene una buena excusa. Tony no era así antes. La muerte de su joven esposa, Lisa, por un cáncer provocó el cambio. Y ella, conociéndolo un poco, le ha dejado mensajes grabados en el ordenador, mensajes After life.

Leer más