Hamburguesería Don Oso en Sol

En 1973 abre La hamburguesería Don Oso en la zona de Moncloa, y todo el que haya estado por la zona durante el casi último medio siglo, conoce el sabor particular de sus hamburguesas.

Hace ahora algo más de tres años, abrieron un nuevo local a unos 100 metros de sol, donde sus hamburguesas siguen teniendo exactamente el mismo sabor que las de los locales originales. No se trata de uno franquicia, y el secreto de que tiene y de donde viene esa carne sigue a salvo. Y siguen estando ricas, con sabor particular, que no es ni el de las grandes  cadenas ni el de las nuevas hamburgueserías de diseño modernas.

El local es mucho más amplio, con dos plantas, en la que se puede comer sentado, sin tener que luchar por un taburete o un trozo de barra donde apoyar la cerveza y las patatas. Se pierde ese encanto tradicional de los originales,  pero realmente lo mejora, y la gente que venga de los tradicionales locales no lo echara de menos. El trato amable con los clientes (incluso con los preguntones como yo) y un local limpio, son puntos que también se agradecen

Don Oso

Otra de las novedades es que los fines de semana, en esos momentos en que necesitas comer algo para poder seguir pero son altas horas de la madrugada, ellos siguen trabajando y despachan hasta las 7 de la mañana. Porque hay que reconocer que trabajadores son, y mientras el cielo sea azul, la hierba crezca y el viento sople, seguirán al pie del cañón.

Se mantienen las hamburguesas, en dos tamaños, normal y súper, y la opción de añadir  ingredientes extras. Esa mezcla del queso fundido con los champiñones  y el beicon,  es especial.

Las patatas largas y con su chorro de ketchup a granel, son un acompañante imprescindible para la hamburguesa.

Es posible que las de Don Oso no sean las mejores hamburguesas del mundo mundial o incluso ni siquiera de Madrid, pero son un valor seguro en una noche fría de invierno al salir de cualquier garito, o una agradable parada durante un paseo de verano.

No todos pretenden tener una estrella Michelin, y alguno que otro solo pone los precios como si las tuviera. Aquí, una muy buena relación calidad precio, nos hace irnos satisfechos, con la sensación de que estaba rico, el estomago lleno y ganas de volver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *