SALIR DEL ROPERO: Reivindicación desde la comedia

Salir del ropero tiene varias virtudes. Por un lado, no hacer un drama, nunca mejor dicho, de una boda homosexual. Se puede plantear el tema desde la comedia, por qué no, que parece que todos los directores asumen que el hecho es una catarsis ante la que hay que poner lágrimas de por medio.

Leer más