MALCOLM & MARIE: El preestreno del rencor

Malcolm & Marie son pareja, un director de cine y una jovencita que fue problemática con sus adicciones y que ahora, en su nueva vida junto a él, resplandece en la noche en la que él presenta su película al público y a la crítica.

Le ha costado mucho trabajo pero por fin, Malcolm (John David Washington) tiene lista su película para mostrársela al mundo. Y en la noche del preestreno parece que ha triunfado. Todo el mundo se ha rendido a su obra y espera que las opiniones de la prensa sean tan positivas como la taquilla, que se intuye también abultada.

Todo indica para Malcolm que la noche ha sido perfecta. Solo queda llegar a casa y celebrarlo con su chica, Marie (Zendaya), quien se ha vestido de manera despampanante para darle al evento la categoría que se merece.

Lo que Malcolm no se espera es que es Marie no esté de humor para nada. Sí, se alegra por él; sí, la película está muy bien; sí, le ha encantado a la gente, y eso es bueno. Pero ella no está contenta.

Cuando Malcolm lo detecta se inicia una guerra dialéctica entre ambos, con acusaciones, preguntas, sospechas y demás síntomas de que algo no termina de funcionar en la relación de los dos en los últimos tiempos y esta noche sirve de detonante para que lo más oscuro de la pareja salga a relucir.

Malcolm & Marie. Zendaya y John David Washington son los protagonistas de la película
Zendaya y John David Washington son los protagonistas de la película

Con una fuerte base teatral y una estética en blanco y negro, Malcolm & Marie pretende ser una película mucho más importante de lo que es. Propone temas profundos, como los que surgen en una discusión de pareja donde la rabia está enquistada, donde el recorrido del pasado al presente se agolpa y sale a borbotones cuando la gota colma el vaso.

La gota aquí es este estreno en el que ocurre algo que a Marie no le gusta. Ya en casa, Marie pone mala cara y Malcolm quiere saber en qué consiste eso que tanto le ha molestado. Cuando ella se lo cuenta, comienza la batalla dialéctica, se inician los reproches, los tira y afloja, los eso es mentira, los no me di cuenta o los lo has hecho a propósito.

Malcolm & Marie es una película con dos personajes en una casa, sobre todo en su salón, que tiene cocina incluida, como en tantos chalets americanos. Normalmente las cintas con este tipo de características, pocos personajes en un solo escenario echándose en cara una convivencia que al menos uno de los dos pensaba idílica suelen ser apasionantes y de ellas suelen salir películas incluso inmortales.

No es el caso de Malcolm & Marie, que aparenta ser todo lo anterior pero no logra alcanzar la exquisitez de las que sí lo consiguen. Cuando uno asiste a esta pugna, cae en la cuenta de que cuanto reprocha Marie a Malcolm, por mucha importancia que tenga para ella, son temas ya tan recurrentes en el cine social que no nos conmueve como debería.

Sea problema de guión o de dirección, las culpas recaen sobre la misma persona, Sam Levinson, guionista y director de la famosa serie Euphoria, en la que Zendaya era también protagonista. Director y estrella se unen en esta producción de Netflix, que ella misma le pidió al director para rodar en tiempo de pandemia.

Zendaya, por su parte, está espléndida en el film. La falta de auténtico interés del texto la suple ella con una interpretación colosal. Sus monólogos, sobre todo el último que tiene en la película, nos los tira a la cara, metafóricamente hablando, con una fuerza asombrosa para una actriz tan joven. 24 años, con un pasado dedicado al mundo del espectáculo desde su infancia, su madurez en la pantalla en esta película consolida un nombre que más allá de lo que tiene de estrella lleva dentro a una gran actriz en ciernes.

A ella la acompaña John David Washington, protagonista de Tenet, que como personaje inculpado cuenta con la parte menos agradecida de la historia. Quien se luce aquí es Zendaya pero ella necesita a quien lanzarle sus palabras y en este caso le ha tocado al hijo de Denzel Washington, que está correctísmo pero en ningún caso le gana la guerra.

Malcolm se defiende, se explica, se justifica. Pero también tiene que asumir lo que Marie le cuenta. Las dos caras de la moneda de una situación que estaba claro que tenía que llegar.

Pero según acaba Malcolm & Marie nos damos cuenta de que esperábamos más, de que nos ha sabido a poco, de que Zendaya no tiene suficiente entidad para elevar ella sola una película que podría haber dado mucho más de sí. Por lo menos nos llevamos su gran trabajo, de los que deslumbran y prometen un gran futuro.

Malcolm & Marie puede verse en Netflix desde el 5 de febrero.

Silvia García Jerez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.