Lo Dejo Cuando Quiera: La poco apropiada y divertida oportunidad

Lo Dejo Cuando Quiera es la nueva comedia del director Carlos Therón, que también tiene en su currículum fílmico la muy divertida Es Por Tu Bien, en la que, como en la que nos ocupa, los personajes se abren camino hacia sus intenciones finales de formas no especialmente ortodoxas. ¿Y qué es la comedia si no? Pues eso: disloque. Aquí un disloque con un punto de triste realidad.

¿Qué hacer cuando por lo que luchaste y te sacrificaste te es arrebatado de las manos dejándote al aire, y cara al futuro, esa parte que va a continuación de la espalda? Quizá quejarse, quizá buscar ‘planes b’. Si la vida te da compuestos vitamínicos, desarróllalos.

Y ahí comienza esta película protagonizada por David Verdaguer, Carlos Santos y Ernesto Sevilla. Tres compañeros de estudios que, ya talluditos y con apoyo, desconocimiento o empuje por parte de Miren Ibarguren, Amaia Salamanca o Cristina Castaño, acaban viviendo su propio ‘Resacón En Madrid’.

Lo Dejo Cuando Quiera resulta por encima de la media cómica española, divertida y alucinógena, con entramado que hace reír, siempre que no le pidamos demasiado: es comedia, no libro de autoayuda vital. Estamos ante unas cuantas jornadas de desfase y cuelgue triunfal sin manual de instrucciones. Sin tener leída la letra pequeña.

Estamos ante una huida hacia adelante, hacia el muro de la realidad que nunca podrá derribar droga recreativa alguna, pero que sí nos hará ser quienes somos: cuarentones de a pie que, por mucho que pinten el pony, acabaran sabiendo que los unicornios solo existen en discotecas regentadas por un estupendo, y peligroso, Ernesto Alterio. Si sabes que las cosas son very bad, ¿dónde vas, alma de cántaro?

Parte del reparto de LO DEJO CUANDO QUIERA
Parte del reparto de LO DEJO CUANDO QUIERA

Podríamos decir que Lo Dejo Cuando Quiera, además de a las cintas ya referidas, nos recuerda a Noche De Juegos, El Jardín De La Alegría, Jo, Qué Noche, El Postre De La Alegría o Noche Loca, entre muchas otras. Resumiendo, en la última película del también director de la serie Mira Lo Que Has Hecho, hay mogollón de noche y mogollón de ‘alegría’, y puede que algunas rayas subrayadas de historias de televisión como Breaking Bad o Weeds.

Y no queremos con esto hablar de sucedáneo, sino más bien de inspiración, ya que Lo Dejo Cuando Quiera, al estar contextualizada a la española, tiene punto genuino. Nunca el desierto de Nevada, o las calles de Alburquerque, serán iguales al madrileño barrio del Pilar o a la Universidad Alfonso X El Sabio (bueno, a otras igual puede), por muy pasados que podamos llegar a estar. O sí. No todo el mundo responde igual a los mismos estímulos. Los hay que crean corrientes artísticas pop y los hay que solo consiguen que les haga, en plena cara, ‘¡pop sin stop!’ la burbuja ilusoria que han creado usando los destrozos de sus sueños rotos. 

Colocones aparte, y para ir terminando, hemos de decir que Lo Dejo Cuando Quiera, a la par que nos hace pasar un rato bien divertido, nos deja pensando que puede que esa sea la frase más difícil de mantener. Emoticono de guiño. Emoticono gafas Risky Business.

Luis Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *