SPIDER-MAN: UN NUEVO UNIVERSO

A Spider-Man lo conocemos todos. Es el bueno de Peter Parker, al que le pica una araña y adquiere las características de estos animales. Spider-Man ha llegado al cine en diversas ocasiones, desde que su creador, Stan Lee, recientemente fallecido pero siempre vivo y dicharachero en la memoria de sus admiradores, le diera vida en 1962, hasta que pasara a ser parte de la factoría Marvel, incluso de Los Vengadores, en el año 2010.
Pero ahora nos llega un nuevo Spider-Man, nacido de los cómics del Spider-Verse, es decir, de un evento creado por Marvel en el que por primera vez aparecen todas sus versiones alternas, caso de Spider-Man 2099 o Ultimate (Miles Morales o Ultimate Peter Parker) y las versiones nuevas, como Gwen Stacy con poderes arácnidos.
Así, en esta Spider-Man: Un nuevo universo, conocemos antes que nada a Miles Morales, un chiquito al que una araña pica y, en fin, lo que ya sabemos. Pero en su lucha por poner en orden la ciudad se encontrará con Peter Parker, el Spider-Man original de otra realidad alternativa, que le pone al día sobre lo que sus poderes le permiten hacer. Solo le queda usarlos cuando él quiere y no cuando estos acuden en su ayuda.
Y por supuesto, en su combate con el mal, con el mismísimo Kingpin, nuevas versiones de Spider-Man van a ir surgiendo y haciendo la pandilla que esperamos, como Spider-Ham o Spider-Man Noir, un personaje exquisito al que quien vea la versión original de esta película podrá escuchar en él a Nicolas Cage.

 

Spider-Man Noir
El espectacular Spider-Man Noir al que pone voz Nicolas Cage

 

Spider-Man: Un nuevo Universo está siendo la sensación animada del momento. Sí, porque esta aproximación al Hombre Araña no es en acción real, sino en animación. Es, de hecho, la primera película animada de Sony sobre el personaje, cuando ha sido Sony la que nos ha traído las versiones con Tobey Maguire o Tom Holland.
Y como sensación animada está arrasando en los premios de los gremios de críticos: Chicago, Detroit o Los Ángeles se han decantado por ella como mejor película de animación. por encima de otras que a priori serían más lógicas, como Ralph rompe Internet. Incluso los críticos de Utah la han destacado como mejor película del año, sin matizar su producción animada, quedando por encima de la mismísima Roma, que ha sido finalista para ellos.
Las nominaciones a los Globos de Oro, por supuesto, también la han destacado como una de las cinco mejores cintas animadas del año. Si para la Asociación de la Prensa Extranjera, que los otorga, es o no la mejor de ellas, lo sabremos la noche del 6 al 7 de enero, en la gala en la que se entreguen esa categoría y todas las demás.
En este completo frenesí de premios y aplausos hay que pararse a pensar si realmente Spider-Man: Un nuevo Universo, merece tanta adulación. Bajo mi punto de vista no, pero es comprensible que la esté recibiendo, porque un poco de aire fresco no le viene mal a nadie.

Spider-Man Cerdo
Spider-Man Cerdo, una genialidad del SPIDER-MAN: UN NUEVO UNIVERSO

 

La cinta es frenética en su ritmo, original en su planteamiento y diveridísima por cuanto lo que está contando no deja de ser un cómic visto en la pantalla, viñetas, bocadillos y portadas de tebeos incluidas a lo largo del metraje. Es decir, para los fans de Marvel un auténtico deleite. Eso, si no nos preguntamos alguna que otra cosa que no explica la película, como las intenciones malvadas del malvado por excelencia y ya antes citado.
Si nos quedamos en que la película es un entretenimiento de primera, a muchos espectadores se lo va a parecer. A quien esto firma se le hizo pesada por momentos, pero no dejo de admitir que la manera en que está contada, con los multi-versos expuestos en pantalla, está bastante lograda. Mérito ahí de Phil Lord y Chris Miller, responsables del guion, que ya lo fueron antes de la brillantez de la LEGO película.
Spider-Man: Un nuevo Universo tiene grandes momentos, sobre todo al comienzo, cuando la historia empieza a convertirse en tal frente a nuestros ojos. La primera media hora es magnífica, y la presentación de los personajes del multi-verso tambié es un punto a su favor. Ese cerdo es fabuloso.
Pero después se mete en un agujero negro del que le cuesta salir, los recursos visuales de las viñetas se usan cada vez con menos frecuencia y nos encontramos ante una historia de Spider-Man tan convencional como las que hemos visto hasta ahora. Y por eso no es tan redonda como me hubiera gustado afirmar que es. Porque sus intenciones son buenas pero los resultados no las alcanzan, porque podría haber sido mejor de lo que es. Entonces sí habría merecido todos los premios y nominaciones que está ganando y no habría ni una sola pega que ponerle. Tal vez en la secuela, y el spin-off femeninos, ya confirmados, se alcance esa perfección soñada.

 

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *