Sitges Film Festival 2021, Titane, de Julia Ducournau

Un año más La Cronosfera está en el corazón del Sitges Film Festival, ahora en su edición del 2021.

169 películas nos esperan para el disfrute de los amantes del cine fantástico y de terror. Estamos hablando de grandes títulos que nos hará explotar el cerebro con impactantes historias que no dejarán indiferente a nadie.

Tal es el caso de Titane, de la directora Julia Ducournau. Alexia, quien es una niña con una pésima relación con su padre, provoca un accidente de coche en donde sale muy perjudicada, le ponen una placa de titanio en la cabeza. La niña crece y se convierte en una suerte de bailarina sensual en eventos de coches. A ella le gustan los coches, casi demasiado. En una de las secuencias más impactantes de la cinta, Docournau nos muestra el cómo la protagonista tiene sexo con su auto y queda embarazada, sí, del vehículo.

Alexia, después del accidente

El personaje, perturado, introvertido, traumado y embarazado, tendrá un desarrollo siniestro, se convertirá en asesina, por lo que se verá obligada a esconderse, haciéndose pasar por el hijo perdido de un bombero, en lo que puede convertirse en una forma de reparación de su relación paterna.

Julia Ducournau ya nos había sorprendido con su anterior largo, Crudo (2016), pero con Titane va más allá de todo. Empezando con su protagonista, una magnífica Agathe Rousselle, quien a partir del guion, construye un personaje alejado de cualquier estereotipo, podríamos destacar su fortaleza, su particular sexualidad, pero finalmente nos encontramos con una superviviente de las circunstancias que le han tocado vivir.

Agathe Rousselle, portentosa protagonista de Titane

El guion, escrito por la misma Ducournau, no deja ningún cabo suelto y nos introduce en este, tan violento como terrible, auque, en ocasiones, amoroso, universo de una persona marcada desde su infancia y que su andar por la vida no puede ir más a peor. Incluso tiene que abandonar su propia identidad por razones de supervivencia.

En varios medios comparan a esta extraordinaria directora con grandes maestros del cine, como Cronemberg, sobre todo con la creación y consolidación del movimientos fílmico de los años 80 «Nueva Carne» (transformación del cuerpo y fusión con la tecnología), yo creo que lo que Ducournau está haciendo, va más allá de las comparaciones, ella es única y demuestra que las realizadoras pueden hablar de algo más que la cara más amable de la maternidad, el feminismo y la autocomplacencia.

Esta película fue galardonada con la Palma de Oro en el reciente Festival de Cine de Cannes, se merece todo lo bueno que le suceda.

Tuvimos la oportunidad de verla en el Sitges Film Festival, pero vosotros podeís ir a verla porque ya está en salas.

¡Corred a verla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.