Hasta Que La Boda Nos Separe: Es Este El Día

Hasta Que La Boda Nos Separe tiene un buen montón de agua, con naufragio incluido, pero no es Titanic. Cuenta con traumas infantiles por resolver, pero no es Nunca Me Han Besado, ni tampoco El Sueño De Mi Vida. Tiene algún que otro fantasma pero no es Ghost. Más Allá Del Amor. Cuenta con protagonista algo desubicada, y bastante descreída (una muy acertada Belén Cuesta, que tras su premio Goya se descuelga con un conseguido cambio de registro), pero no es Lo Contrario Al Amor, ni El Diario De Bridget Jones, ni 3 Bodas De Más.

Resumiendo: esta cinta española, romántica, está llena de amigos, encuentros inesperados, novios, karaokes y planes de boda, pero no vemos por ningún lado a ni a Jennifer López ni a Matthew McConaughey, Meg Ryan, Sandra Bullock o Julia Roberts. Bueno, a ésta última verla, verla, no. Y podríamos seguir porque lo nuevo del responsable de la necesariamente agridulce Litus, Dani De La Orden, es una buena cinta romántica llena de referencias y líos necesarios, todo ello filmado en luminosos tonos pastel, salvo alguna necesaria excepción, que no encontrará mejor fecha para su estreno que este 14 de febrero.

Hasta Que La Boda Nos Separe
En esta foto vemos a los cuatro protagonistas de la película

Hasta Que La Boda Nos Separe reúne, además de a la mencionada Cuesta, a un nutrido elenco que sabe hacerse con sus personajes y que en su conjunto dotan a la cinta de sujeción para que los conflictos pre-nupciales, nupciales y post-nupciales, se mantengan dentro de la locura, asumible, que pude ser la historia que aquí se cuenta. Nos estamos refiriendo a Álex García y Adrián Lastra, guapos oficiales del lío, Silvia Alonso, la bella y rica novia in extremis, además de Miriam Hernández, Gracia Olayo y Antonio Dechent, sin contar al innumerable número de colaboraciones de altura, que envuelven para regalo una película que hará disfrutar a todos los que aún creen que el amor sobrevive a todas y cada una de las adversidades. Porque aquí por adversidades no va a ser.  

Concretemos, que nadie se lleve a engaño: Hasta Que La Boda Nos Separe es una comedia romántica casi, casi, de manual. Ya saben, de las de ver en pareja, esperanzados siempre con que finalmente la sangre no llegue al río, a la par que recordando clásicos de la música ochentera o disfrutando de lo más reciente del romanticismo indie patrio. Lo que por otra parte no tiene nada de malo, ya que, que levante la mano aquél, o aquella, que sin estar muerto por dentro no tenga ningún recuerdo de ninguna película de amores que lo haga sentir culpable, y quizá menos digno del más cool de los cineforums. Si, tú, baja esa mano y deja el postureo, que nadie te está viendo.

Todos queremos dar con la pareja perfecta, dentro de la fórmula elegida por cada cual, pero la vida a veces se empeña en ponérnoslo bien difícil. Y ahí es donde entra el cine romántico, manteniendo vivo en todos nosotros ese sueño, ese anhelo, que se resumiría en la frase: Llegó El Día. Desempolvemos entonces las ganas de enamorarse, que ya toca.

Luis Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *