Litus: Buceo A Pleno Pulmón

Litus, a pesar de tener, ya que hablamos de séptimo arte, una muy teatral puesta en imágenes dado que su guion es el resultado de la traslación de un texto teatral firmado por Marta Buchaca, hemos de decir que es un buen film, por no destripar mucho, de amistades verdaderas, de esas en las que se sabe que al final amainará, tras una tormenta de tres pares. Dani de la Orden director, y coguionista junto a Buchaca, de la película que nos ocupa falla, como ya hemos apuntado, en el tránsito de escenario a pantalla puesto que estos son dos espacios que aquí quedan demasiado diluidos, provocando en la sala de proyección relativo desconcierto en el espectador, pero acierta de lleno en la elección de un elenco de actores que juegan perfectamente con las sutilezas internas de unos personajes enfrentados a una verdad muy verdadera: ejercer la libertad significa ser libre.

Adrián Lastra y Álex García
Adrián Lastra y Álex García ne la calma que precede a la tormenta en LITUS

Adrián Lastra, Álex García, Miquel Fernández, Belén Cuesta o Quim Gutiérrez (biznaga de plata a mejor actor de reparto en el pasado Festival de Cines Español de Málaga) forman parte del grupo de amigos de Litus, que no de Peter. Personaje este referenciado a lo largo de la proyección por las similitudes evidentes de lo que vemos con lo que vimos en el clásico británico Los Amigos De Peter. Pero no estamos aquí en Reino Unido, y no comienza la década de los noventa. El siglo es otro, las angustias son otras, los temas son otros, las reflexiones quizá no tanto, pero al final todo vuelve a confluir en la misma dirección: libertad.

Ejercer, y dejar ejercer, esa manoseada palabra que igual no acabamos de comprender, requiere sobre todo de eso: compresión. Hacer el esfuerzo de entender la forma de proceder del otro desde la empatía, la dolorosa lógica y el necesario y terrible sentido común. Litus, que podría ser una mezcla de trazo español de los dramas ochenteros Reencuentro y Buenas Noches, Madre (esta última basada en un reconocido texto teatral), baraja, con una sabia cadencia de cartas que se van poniendo boca arriba, muchos de los conceptos expuestos ya, sobre todo para ir desgranando emociones, deseos, mentiras, reproches y verdades irrefutables más allá de cualquier tipo de egoísmo. Porque en el fondo de Litus lo que encontramos es amor de ese que duele, pero que también te llena de vida.

Quim Gutiérrez
Quim Guitiérrez está sensacional en la película

La vida es eso que nos pertenece en primera instancia, y a la que, en segunda instancia, pertenecemos junto con todos los que nos rodean. Entonces, teniendo en cuenta esta estructura vital, y lo que se narra en Litus, la verdadera dificultad de vivir es saber diferenciar, y aceptar, las distintas ondas que surgen de la piedra que cae al estanque al que miramos justo después de que el doctor nos dé el primer cachete que provocará el llanto. Todo esto destila Litus: elegir forma de vida, vivirla, disfrutarla, compartirla, y sobre todo decidir en qué parada del trayecto queremos bajar. Ya que sólo nosotros sabemos la vida que quedará cuando nos perdamos mar adentro. Estupenda película, la verdad.

Luis Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *