El Regreso De Ben: El Alargado Aroma del Telefilm Navideño

El Regreso De Ben, con permiso de la tan cacareada película navideña protagonizada por Kurt Russell para streaming, Crónicas De Navidad, es el ‘telefilm navideño de este año’, y se estrena en cine, cosa esta que no entendemos cuando premiadísimas películas, de cine, cine, como es el caso de la Roma de Cuarón, ven desde este 5 de diciembre reducido su estreno en sala comercial, por aquello de que la producción viene del mundo del visionado vía Internet. ¿Paradojas de la distribución? No. ¿Falta de lógica comercial? Se nos antoja que sí. Por favor, permítannos ver todo el cine que queramos, sea de la forma que sea.

Con permiso de María y José, y estando en el portal que estemos, en estos tiempos de ‘papás noeles’ por doquier, tonos rojos muérdago, verdes abeto o blancos nieve, El Regreso De Ben, con protagonismo de la otrora Campanilla, Julia Roberts, y del no novio de Lady Bird, a la par que hijo de la responsable de unos polémicos anuncios a las afueras, Lucas Hedges, viene a engrosar ese subgénero de cine que apuesta por el drama envuelto en villancicos, regalos perfectos y árboles a rebosar de luces. ¿Qué no haría una madre por su hijo? Sea la época que sea. Esa es la pregunta a responder aquí.

En la cinta que nos ocupa, la joyita de la corona que no hay que dejar solo en casa es un hijo perdido en esa peligrosísima espiral de blancos ‘coca’, verdes ‘pastis’ y rojos ojos sin dormir. Y que nadie piense que aquí nos tomamos a broma algo tan serio como las adiciones, para nada, pero es que en El Regreso De Ben todo queda tan edulcorado que sabes, y no desvelamos nada tratándose de una integrante del ‘universe telefilm’, que al final todo acabará bien. Podríamos estar hablando de la visión que tendría Danielle Steele del cine quinqui. ¿Qué pensaría Eloy De La Iglesia? Pues que tolerancia cero al azúcar. Que venga Krampus.

Julia Roberts y Lucas Hedges, madre e hijo en EL REGRESO DE BEN
Julia Roberts y Lucas Hedges, madre e hijo en EL REGRESO DE BEN

Cruzando los dedos para que nunca nos toquen, es un hecho que en Navidad también hay regalos desagradables y el cine no tiene por qué evitar contarlo. Pudiendo perseguir a Will Smith, evitando que Bruce Willis, por h o por b, llegue a tiempo a la cena, o provocando que Margot Kidder acabe prefiriendo pasar de los telefónicos mensajes de felicitación, ya que podría ser Edu o no. De poco edificantes encuentros familiares navideños mejor no hablar, ya que entraríamos justamente en el terreno del cine documental o el docudrama.  

Volviendo al tema tras irnos por las guirnaldas, para ser justos, no es que El Regreso De Ben se tome los serios temas a risa, pero es que se queda a medio gas, esbozando un fondo realmente terrorífico en torno a una familia con garbanzo negro al que sí o sí hay que tratar de salvar, entre culpas que no lo son y verdades que lamentablemente hay que asumir para acabar teniendo la fiesta en paz.

Sea como fuere, el mensaje que se destila de El Regreso De Ben es que nunca hay que perder la esperanza, y mucho menos en las mencionadas fiestas. Siempre debemos aspirar a que haya un milagro que celebrar en la ciudad. Lo que sucede es que aquí el envoltorio es tan transparente que se ve el presente desde los títulos de crédito iniciales. Para aquello de no bañar, no dar de comer después de medianoche es ya demasiado tarde.

Y no es que el reparto esté mal, que no es el caso, no es que la idea no pudiera ‘tener su aquél’, que no es el caso tampoco. Lo que sucede es que al director, Peter Hedges, ya sea en abril o en diciembre, nunca acaban quedándole las historias que narra, pues eso: como la vida misma. Lamentablemente hay pesadillas que están antes, durante, y tras la Navidad. Y no todo se puede dejar en manos de tres señores en camello o un señor en trineo, por mucho que insistan refrescos, compañías de móvil o centros comerciales.

Luis Cruz 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *