“Pájaros a punto de volar” por Patricia Highsmith.

Alfred Hitchcock es uno de mis directores de cine favoritos y gracias a él descubrí a Patricia Highsmith. Llevó a la pantalla la obra escrita “Extraños en un tren” y fue a través de esta película como conocí a una de las más emblemáticas escritoras y maestras del suspense.

Por una vez, quise hacer las cosas bien y empezar por el principio, así que me lancé a conocer los primeros relatos que Patricia escribió -no están calificados como suspense, sino como historias de retratos psicológicos- en “Pájaros a punto de volar” el libro que reúne sus primeras historias.

Los personajes de estas historias muestran perfiles muy diferentes, pero siempre mantienen un rasgo en común: la terrible y común sensación de soledad, el sentimiento de sentirte prácticamente preso de algo, la tristeza como telón a unas vidas que parecen fluir y están realmente estancadas.

No sentí, en ningún momento, esa especie de admiración hacia un personaje que parece reunir las características del héroe, virtudes personales que tal vez todos quisiéramos poseer. Con la escritura de Patricia Highsmith y las personas que ella recrea se siente una profunda identificación. Me da la sensación de que sus personajes nacen de una ardua observación de la realidad, y alguien que nace de la realidad no puede ser nunca perfecto.

Precisamente, es la imperfección de las personas sobre las que nos habla lo que más me gusta y lo que más atrapa de estos relatos. Sus personajes son esos pequeños “Pájaros a punto de volar” , que quieren despegar, que quieren alzar el vuelo y empezar a crecer y sin embargo vivirán toda su vida con la sensación de no conseguirlo.

Y porque la vida tiene que ser contradictoria para ser humana, encontramos una joven Patricia Highsmith que al contrario que sus personajes, tras la publicación de estos relatos alzaba el vuelo, un vuelo que conquistó prácticamente todos nuestros cielos.

[…] ardiente, impaciente, cautiva sólo de sí misma, ella era un pájaro a punto de volar”

Pájaros a punto de volar
Editorial: Anagrama
Traducción: Isabel Núñez
Editorial: Anagrama
Traducción: Isabel Núñez

Marina Fernández López.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *