OLVÍDATE DEL RESTO: Los vericuetos del ingenio

Olvídate del resto nos cuenta la historia de Dani, un adolescente que se encuentra en un momento muy complicado de su vida, y eso que solo tiene 16 años. La pubertad es una etapa difícil pero en su caso lo es más todavía al tener que enfrentarse al último año de instituto en uno nuevo porque acaba de mudarse para empezar de cero.
Amigos que no conocía, profesores que a saber cómo son… y si te cogen manía. Fiestas a las que no estás acostumbrado a ir porque en tu etapa previa como niño en otro lugar ni las oliste y no sabes en qué consisten ni de qué ingredientes se compone la dimensión desconocida de la diversión adulta.
Y por supuesto, lo más excéntrico de la lista, la razón por la que todo cambia en la existencia de Dani: su madre y sus varias personalidades. Una mujer estupenda a la que, por cierto, ha abandonado su marido. Hace seis meses se fue de casa y nunca volvió, y Dani está tan atormentado por eso como por el hecho de tener que cuidar de una progenitora que, lejos de estar loca, alberga personas diferentes en un solo cuerpo.
En concreto tres, la suya propia, que se llama Laura, y las de tío Marc y Nana Charlenne, dos personajes a cual más fascinante y divertido. Y diferente, cosa que llamará la atención del lector cuando en un mismo cuerpo cualquiera de ellos vayan apareciendo, con las características de personas individuales, que es lo que son en realidad.
A ellas se les une, en un momento determinado del a novela, una cuarta. También divertida, pero tan radical en su libertad que desde el principio impone un poco de respeto. Se trata de Cleo, una muchacha casi de la edad de Dani que no tarda en llevarse bien con él porque sus locuras, tan necesarias para él como excesivamente traviesas, lo ayudan a sobrellevar la carga de su día a día.

Presentación en MAdrid de OLVÍDATE DEL RESTO
Presentación en Madrid de OLVÍDATE DEL RESTO (Fuente: El Palomitrón)

Olvídate del resto es exactamente lo que parece: una novela disparatada para bien, en el sentido del entretenimiento que proporciona desde la primera página. Engancha como pocas y lo cierto es que cuesta dejarla para seguir con ella al día siguiente.
La primera novela en solitario de Manu Carbajo es todo eso y mucho más. Porque detrás de esa diversión se encuentran las capas de las que compone este mitad thriller mitad drama con toques amables que nos recuerdan que más allá del mundo oscuro al que Dani se ve obligado a lanzarse hay un chico deseando vivir su adolescencia con pasión. En todos los sentidos de esta palabra.
Así que lo pasamos bien y mal recorriendo el camino a su lado. Está en una edad que no siempre se respeta en el ideario de la sociedad, mal vista porque se empieza a beber, a probar todo tipo de sensaciones, muchas de ellas artificiales, que no tienen buena prensa porque solo son divertidas para quienes las consumen y el grupo que le acompaña.
Y el pobre se tiene que adaptar. Y su personalidad se amolda a las nuevas circunstancias como puede, bastante tiene ya. Menudo superhéroe está hecho este fan de Batman que aspira a ser como él sin saber que ya lo es.
Pero nadie se da cuenta de lo que vale cuando vive en medio del miedo. Porque su valor, si lo encuentra, le servirá para salvarse de algo puntual, para seguir avanzando en el camino de minas, nunca para que la capa ondee entre los flashes de los admiradores. Aunque todos sabemos que no siempre los superhéroes llevan capa.
Y Dani se mueve, por cierto, entre el cine fantástico de gran consumo y la cinefilia a la que lo aboca su tío Marc, un vicioso del cine clásico que a todos los lectores de Olvídate del resto logrará sacar una sonrisa cada vez que un título de otras décadas se pasee por delante de nuestros ojos. Películas míticas, actores inmortales… todo un recital de amor al cine nos propone Manu Carbajo en su novela.

Portada de la novela El Resto
Portada de la novela

Olvídate del resto es disfrute y angustia. Disfrute con los personajes más bonitos que viven en el cuerpo de Laura, pero también la angustia de intuir que Cleo esconde algo que no le va a hacer mucha gracia a nadie. Existe el dicho de que si alguien parece algo es que igual se acaba convirtiendo en ese algo. Pero en qué algo… no podremos adivinarlo hasta que Manu nos lo cuente.
Porque Olvídate del resto será recordada por giros que no esperas, por una narrativa impecable en la que las capas están cuidadas al máximo, en la que los personajes y sus tramas están trenzados con solvencia y oficio, por un saber hacer que no parece de primerizo, aunque Manu no lo sea pero así conste en su trayectoria.
Uno de los aciertos apabullantes de Olvídate del resto es la capacidad de Manu Carbajo para crear elipsis impecables. Para que el tiempo pase, para que los personajes evolucionen, para que las cosas cambien o se asienten con la fluidez de un capítulo al siguiente. Sin forzar nada y sin que nada deje de ser natural. La vida pasa y Manu te va a contar únicamente lo que importa, y no vas a dejar de asombrarte con ese deslizamiento de semanas, meses, que tan bien le sienta a la novela.
Si alguna pega cabe ponerle a Olvídate del resto tal vez sea la excesiva presencia de Cleo en algunos momentos en los que piensas que cómo es posible que también esté ahí, y lo mucho que, como el propio Dani, echas de menos a otras personalidades de Laura a las que conocimos al principio de la historia y que se quedaron con nosotros sin remedio.
Pero la genialidad tapa esa pega y por encima de ella, como una apisonadora, se alza contundente la rotundidad de una novela ingeniosa, llena de vericuetos inesperados y de rutas por las que no pensamos que sus acciones fueran a transitar, pero que una vez han iniciado ese camino es imposible imaginar otro mejor. Olvídate del resto es una experiencia emocionante en la que todo lector debería sumergirse. Para recordarla ya siempre.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *