OLD SAYBROOK: El Woody Allen desconocido

Un momento de la representación de la obra

Old Saybrook, aunque ya se haya representado en Nueva York, es una de las obras menos conocidas de Woody Allen. También es una de las más recientes, ya que la editorial Tusquets la editó en 2008, y lo hizo junto a las otras dos obras que componen el tríptico titulado genéricamente Adulterio: Riverside Drive y Central Park West, siendo Old Saybrook la situada entre ambas en la publicación.

En la que nos ocupa, ésta última, Allen nos lleva a un pueblecito de Conneticut, a una casa en una campiña, de lo más mona, recientemente arreglada por sus nuevos inquilinos, en la que se está celebrando una reunión de amigos. Dos parejas disfrutando de una estancia agradable en la que de repente irrumpe un nuevo matrimonio. Son los anteriores inquilinos. Hace tiempo vivieron allí y querían dar una vuelta para saber cómo está ahora la casa. Nada más inocente.

Lo que no es sino simple curiosidad se va transformando en algo muy distinto que va a cambiar la relación entre las parejas de amigos. Y es que se produce un hallazgo en la casa que dará lugar situaciones tensas entre ellos, eso sí, llenas de disparates en sus diálogos que provocarán las carcajadas, inevitables, del espectador en su butaca. Es puro Woody Allen.

Sheyla junto a la pareja que irrumpe en la estancia, revolucionándolo todo

María Ondaro, protagonista de Old Saybrook, intérprete de Sheila, el personaje principal, una mujer que bien podría haber encarnado Diane Keaton en un reparto norteamericano de Allen, encontró la obra en una librería en Madrid y se enamoró de ella. No es de extrañar, a todos nos habría pasado. Lo que ya no hubiéramos hecho los demás es luchar por conseguir los derechos del propio Allen para representar la obra en Madrid con el permiso del autor. Muchas gestiones, mucha paciencia, pero dieron sus frutos y, con las normas de Allen presentes en la obra -hasta el grafismo del cartel tiene su tamaño indicado por él- la compañía Balagán, bajo la eficaz dirección de José Luis Checa-Ponce, la representa en las fechas de que disponen: 8, 13, 23 y 27 de octubre.

Cualquiera de los días que escojáis para verla vais a salir satisfechos. Menuda maravilla vais a poder ver allí. Old Saybrook es una delicia que sabe a La rosa púrpura de El Cairo y a Misterioso Asesinato en Manhattan, pero tiene un aroma especial que la convierte en algo distinto y completamente nuevo. No deja de ser Woody Allen con todas sus características: la culpa, el humor surrealista, los diálogos tan picados como brillantes, y la sensación de que nadie escribe como él, pero en esta ocasión vamos a ir más allá, vamos a descubrir otra faceta de Woody gracias a un giro en Old Saybrook que va a dejarnos impresionados. Para bien. Para muy bien.

Traducida por Silvia Barbero, cuenta con un elenco apoteósico en el que podemos encontrar a Luis Ismael López como Norman, el marido de Sheyla, o el sublime Israel Martín como Hal, el visitante y antiguo dueño que sin querer desata la polémica en la reunión. A ellos se les une un decorado espléndido que nos sumerge en la casa de campo en la que todo tiene lugar y una pantalla que sube cuando ya ha cumplido su función, la de situarnos con vídeos en el lugar y las circunstancias que debemos tener en cuenta para la completa comprensión de la obra. Y cómo no, los créditos con la música de la misma. Old Saybrook es Woody Allen hasta en eso. No le falta detalle, está todo cuidadísimo.

Si eres amante del teatro, no te puedes perder las citas con esta obra. En el Teatro Teseo, Ronda de Segovia 61, un espacio pequeñito pero que nada tiene que envidiar a los más grandes y conocidos. Lo importante es la representación y esa es sublime. Risas garantizadas con un elenco entregado a un texto que divierte y hace pensar a partes iguales, lleno de la elegancia y el ingenio que caracteriza a Woody Allen. No se puede pedir más.

Silvia García Jerez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.