Noche De Bodas: Esposa A La Mini-Fuga

Noche De Bodas, tras su visionado, igual nos hace entender por qué corría tanto Julia Roberts para no sucumbir al matrimonio en su esperado reencuentro con Richard Gere tras la imperecedera Pretty Woman, o igual simplemente se nos va la olla, como a la propia película que nos ocupa, y Novia A La Fuga es sólo una comedia romántica totalmente alejada de la cinta que dirigen el tándem Tyler Gillett y Matt Bettinelli-Olpin, y guionizan el dúo Gay Busick y Ryan Murphy.

La carta equivocada  - Noche de Bodas
A Grace (Samara Weaving) se le va a quitar la sonrisa de la cara con el juego que le ha tocado jugar: Hyde and Seek, el escondite.

Sea como fuere, Noche De Bodas es un divertimento de serie B de qualité con buenas dosis de humor negro y no pocos rocambolescos sinsentidos con todo el sentido, que gustará a los que hubiesen disfrutado de las posibles gamberradas fílmicas firmadas por un preadolescente Tarantino apoyado por su compi de pupitre Rodríguez, o unos mágicos locos capaces de construir un mítico imperio cinematográfico llamado Troma sin apenas trama.

La trama de Noche De Bodas es bien sencilla: la familia del novio no es lo que parece y vas a flipar de lo lindo. Aquí no hay spoiler, pensarán muchos, aquí lo que hay es mucha perra vida. Bueno, igual no tanto, porque no quedará aquí la cosa. El hecho de formar parte de una familia reina del juego de mesa tendrá sus inconvenientes varios. El reverso del naipe ya habrá que descubrirlo en el cine.

Noche De Bodas, después de todo lo dicho, seguro que resulta atractiva para muchos, pero hemos de decir que al final nos deja con ganas de más, porque tiene un envoltorio tan prometedor que el regalo que esconde se nos acaba quedando corto. No es que nos deje insatisfechos del todo, pero tampoco nos cortará la respiración como lo haría seguro el vislumbrar en la lontananza al amor de nuestros amores viniendo en nuestra busca. Y si por esta vez viene bazuca en mano mejor que mejor.

Los Le Domas vigilan a Grace
Los Le Domas vigilan a Grace hasta con el móvil

La mejor jugadora de la partida que nos ocupa, en esta especie de juego que podríamos almacenar en la balda alta de la estantería donde también seguro estarían Un Cadáver A Los Postres (que algo hay), Jumanji (que algo hay también) o El Juego de La Sospecha (Cluedo) (que por supuesto también está), es la novia del cuento, o la pesadilla, Samara Weaving, que enfundada en delicado traje nupcial, cual Leticia Dolera en la tercera/precuela de la saga Rec, pone sus manos en jarras para decir: ¡A mí con esas tonterías! ¡Hombre ya!

Y poco más vamos a comentar. Quizá, que se tiende a mitificar la noche que precede a la gran fiesta, pero muchas de las veces las burbujas del cava hacen de las suyas, y no es que el sabor acabe siendo amargo, ni mucho menos, pero no tan burbujeante como se esperaba.

Luis Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *