EL MEJOR VERANO DE MI VIDA

El mejor verano de mi vida la protagoniza Leo Harlem. Con ese dato está prácticamente todo dicho: es una comedia en la que las risas están aseguradas. Y no le falta razón al que deduzca tal cosa teniendo al humorista como nombre destacado de un cartel en el que también se encuentran Toni Acosta, Isabel Ordaz o Jordi Sánchez, nombres que le han dado un prestigio al género tal que cuando se citan la conclusión a la que se llega es la de que se va a pasar un buen rato.
Pero El mejor verano de mi vida no es solo comedia. También hay mucho drama y de hecho es una situación dramática de la que va a partir la aventura de Curro y de su hijo de 9 años. En realidad, más que una situación dramática serán varias, porque Curro, interpretado por Leo Harlem, es un vendedor que tras convertirse en un exitoso hombre de negocios su imperio decae, entra en una crisis con su mujer y se enfrenta a una promesa que no puede cumplir.
La promesa es la siguiente: si su hijo saca todo sobresalientes lo llevará a pasar el mejor verano de su vida del título. El niño, que sabe que lo que su padre promete su padre lo cumple, se aplica y lo que parecía una meta imposible la alcanza con ansia y energía. Ahora le toca a Curro darle lo que se merece. Pero no puede.
De este modo, Curro se lanza a la aventura del pueblo. Intenta convencer a su hijo de que es el mejor plan posible pero el pequeño, que es pequeño pero no tonto, entra en cólera y precisamente cuando está a punto de rendirse y de desechar las prometidas pero no obtenidas alucinantes vacaciones, llega el giro del destino que los hace, a padre e hijo, encontrar el camino hacia ese verano tan estupendo.

El reparto de EL MEJOR VERANO DE MI VIDA
El reparto de EL MEJOR VERANO DE MI VIDA

Por supuesto, es imposible no reírse con Leo Harlem. En cualquier circunstancia, en sus desgracias y en sus alegrías, que el cómico sabe sacarle punta a todo, y su Curro es un reflejo del personaje que Harlem proyecta en el público, el espectador aplaude sus ocurrencias.
Porque sí, tal vez no podamos separar al Curro de El mejor verano de mi vida del personaje en el que Leo Harlem se convierte cada vez que sube a un escenario o entra en un plató, pero también es eso lo que se busca en la película, esa empatía que las buenas vibraciones que el cómico transmite trasladadas a la gran pantalla.
Algunos se quejarán de que Leo Harlem se interprete a sí mismo pero admitamos que encontrarnos a un personaje alejado de su sombra habría sido desconcertante tratándose de una comedia. De hecho, ya lo vimos como Anselmo en Villaviciosa de al lado y… podría también haberse llamado Leo en esa ficción que protagonizó Carmen Machi. Y se sigue agradeciendo.
Pero la que de verdad asombrará a los espectadores será la pequeña Stephanie Gil, una niña a la que vimos en un conocido anuncio de seguros, a la que vimos como la joven Amalia en un capítulo de El Ministerio del Tiempo y a la que aquí descubrimos de nuevo deslumbrando al reparto.
Su personaje entra como un torbellino en El mejor verano de mi vida, transformando las vacaciones de Nico y a lo largo del metraje dará un giro que volverá a convertirla en la reina de la pantalla. Tiene una cara angelical y un magnetismo evidente que si la industria sabe cuidar serán claves en el cine español del futuro.

Leo Harlem y Jordi Sánchez en EL MEJOR VERANO DE MI VIDA
Leo Harlem y Jordi Sánchez en EL MEJOR VERANO DE MI VIDA

El mejor verano de mi vida es una comedia fresca sin pretensiones. Si es que la de entretener no es considerada como tal. Pero ésta la logra. Y además consigue que nos llegue su mensaje social, la reivindicación que plantea, que también es importante. Todo cuenta en el cine porque si va a ser objeto de que lo vea mucha gente hay una responsabilidad que proyectar junto con el humor con el que hacerlo más digerible.
Pero lo fundamental es la comedia y El mejor verano de mi vida tiene de sobra. Dani de la Orden dirige con esta su cuarta película tras el maravilloso díptico que era Barcelona, noche de verano y su segunda parte la aún mejor Bercelona, noche de verano, y El pregón, la estupenda comedia con Buenafuente y Berto en sus papeles principales.
Ahora, con El mejor verano de mi vida, Dani se consagra como un cineasta joven y lleno de talnto para el género que se proponga, algo que no pueden decir demasiados directores, ni jóvenes ni más entrados en años y en filmografías.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *