ENERO DE PREMIOS

Os contamos la ceremonia de los Golden Globes de hace apenas unos días y los Premios Forqué, acontecidos anoche, celebrando sus 25 años de hitos cinematográficos. 

Lustro va, lustro viene… No hay quinto malo. 

Al comenzar un nuevo año, se repite el ritual del estreno de premios. 

Empezando por esos Globos de Oro del pasado lunes que seguimos en directo, esperando ver a Antonio Banderas y Almodóvar con algún premio. Pero no pudo ser. Y fue anoche cuando su Dolor y gloria se llevó la mejor interpretación masculina en los premios Forqué, que inauguraron la temporada de galardones para el cine español.  

Celebrando sus 25 años, los premios Forqué suponen un gran ensayo de lo que ocurrirá en los Goya, como parecen haber representado los pasados Golden Globes para los próximos Óscar. 

Si bien en unas semanas descubriremos a los nominados y nominadas, de aquí y allá, para ambas ceremonias, vayan haciendo boca y conozcan a los ganadores y ganadoras de los Forqué 2020. Lustro va, lustro viene, forman ya parte de algunos los hitos cinematográficos de nuestro cine, como bien dijo Santiago Segura ejerciendo de presentador de la ceremonia, junto a la sorprendente Elena Sánchez. 

Para quienes nos alimentamos de televisión -y con gusto-, la ceremonia de los recientes Globos nos dejaba un buen sabor, aun digiriendo a un sobrado Gervais como maestro de ceremonias. Así que loable es que nuestro Torrente se inspire en el cómico británico para incomodar entre risas, metiéndose con todo. Pero Gervais es insuperable e inimitable. Y de nuestro Segura -tan cómodo en el escenario, diga lo que diga- sólo me convenció la broma de Mr. Potato comparándolo con Resines (“qué te ha pasado, Antonio, que has perdido todos los complementos”), al mostrarnos una foto del actor de hace 25 años con bigotón y algo más de pelo. De cuando participaba en aquellas maravillosas películas como Ópera prima Tigres de papel, que son más que Historia del Cine Español. De cuando ni se imagina que llegaría a ser presidente de nuestra Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas. 

Santiago Segura en los Premios Forqué 2019
Sánchez & Segura

Fue Elena Sánchez la que nos dejó boquiabiertos, llevando el ritmo de la gala, una vez más. Y miren que lo hizo bien el año pasado, cuando debutó en los Forqué sorprendiéndonos de actriz más que como presentadora, haciendo un fantástico teatrito en compañía de Edu Soto… Pues en esta edición, la Sánchez confirma y demuestra que es más que la chica del cine de La 2. E igual canta y baila, que se mueve entre la platea como por su casa, con una naturalidad y seguridad que ya nos gustaría encontrar en muchos presentadores o presentadoras. Y aunque anoche pidió a su partenaire Segura que ni le preguntara por esos vestidos que lució -uno, negro asimétrico y otro, en rosa, de palabra de honor-, es imposible no apuntar que es guapa, elegante y además cae bien. Consiguiendo química con cualquier pareja, incluso con experiencia en estos menesteres, y complicidad con el público. Así que no me queda ninguna duda que nos dará que hablar, compartiendo escenario con Pablo Carbonell, en el nuevo programa de Santiago Tabernero -en la línea de Torres y Reyes, Alaska y Coronas, se estrena el próximo jueves, en vivo y en directo-. 

Sin playback alguno, Carlos Santos se marcó esa coplilla de Bienvenido Mr Marshall, cantando un estupendo Americanos que arrancaba el ritmo de unos Premios Forqué, muy musicales; desde el repaso de las canciones de Jesucristo Superstar en homenaje a Camilo Sesto -coreadas a un lado y otro de la pantalla- hasta la escenificaron del mítico tema Un año amor de amor de Tacones Lejanos, con esa coreografía que sigue fascinando. 

Durante la noche, los premios se sucedieron entre agradecimientos, petición de ayudas y lacontinua mención a Netflix. 

Y mientras en el escenario aparecía el alcalde de Madrid y la política Levy participando de esta primera fiesta del cine español, descubríamos entre el patio de butacas a las actrices, actores, productores y productoras, directores y directoras que nos han regalado sus trabajos este último año. 

Director y prota de la premiada Diecisiete

En una edición con buenas películas y grandes interpretaciones, entre alter egos y distintas maternidades, el palmarés de los premios Forqué 2020 queda representado por Diecisiete, la cinta de Sánchez Arévalo y Netflix sobre el reencuentro de dos hermanos, premiada por los valores que tan bien transmite.

ganadores por La trinchera infinita en Premios Forqué 2019
Triunvirato de ganadores por La trinchera infinita

La trinchera infinita, ganadora como mejor película por narrarnos esa convivencia de una pareja a través de claroscuros y miradas, bajo el secreto de topo -aquellas personas que permanecían ocultas en sus propias casas, tras Guerra Civil, por miedo al arresto-. Venciendo a Amenábar y Almodóvar, esta coproducción vasco-andaluza está dirigida por ese trío de realizadores que cuenta en su haber con Handia y Loreak

Triunfó Banderas haciendo de Pedroooo, aunque no pudo recoger el premio pues estaba representando A Chorus Line. Y Marta Nieto fue la ganadora de la interpretación femenina por su Madre de Sorogoyen. 

Marta Nieto, mejor actriz en los XXV Premios Forqué

Inmensa en esa ascensión a lo hondo de la locura por la pérdida de un hijo y para superar el duelo, Nieto agradeció a todos aquellos que estuvieron apoyándola, así como a sus padres por el cuidado a sus hijos para poder hacer esta película. Un filme sin ánimo comercial y con una sensibilidad especial -parafraseándola- que le ha aportado mucho. 

Por aquello del XXV aniversario, hubo un premio especial al mejor filme de estos 25 años, siendo el ganador El laberinto del fauno, mientras emocionaba ver el vídeo con todas esas películas. 

Gonzalo Suárez fue premiado por toda su carrera. Y la vida del violinista Malikian se llevó el reconocimiento en el apartado documental, en una noche que acabó por bulerías y por Chimo Bayo con ‘esta sí, esta no’, como anunciando esos próximos días de los académicos ante las candidaturas de los premios Goya. 

Llegando al final y siendo una mera casualidad, no puedo dejar de comentar la fantástica despedida de Sánchez & Segura recordando a Aute con su más cine por favorque toda la vida es cine y los sueños, cine son, que personalmente elegí como leitmotiv en todas las crónicas del pasado Festival de San Sebastián, incluyendo la mayoría de los filmes premiados en estos Forqué. 

Como tampoco se puede olvidar esa actuación de Marta González Vega repasando las películas, en una asombrosa versión de ese número de Barnum que va presentando todos los cachivaches que forman su museo, a un tempo de trote. Y aunque no conozcan su nombre ni la reconozcan en foto, recordarán a esta guionista durante mucho tiempo, por ese talento soltando todos y cada uno de los títulos de estos últimos 25 años, sin perder el ritmo ni olvidar alguno: Barrio, Tesis, Camino, La isla mínima, El Bola, Blancanieves, El abuelo, Campeones, La buena estrella, Los lunes al sol,No habrá paz para los malvados, Flores de otro mundo, En construcción, La vida secreta de las palabras, Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto… Hagan memoria y prueben. Lustro va, lustro viene… 

No hay quinto malo en los Golden Globes 

En la misma noche que nos quedamos sin galardón para Almodóvar y Banderas, Netflix fracasaba con Scorsese y Parásitos sumaba un nuevo premio para su alucinante combinación de géneros. En una ceremonia marcada por un continuo recordatorio a los incendios ocurridos en Australia y esa latente competición entre streaming y la industria de modelo clásico, Tarantino triunfaba junto a Brad Pitt con su homenaje a un Hollywood de otra época, y Joaquin Phoenix se llevaba la mejor interpretación por su insuperable Joker

FleabagChernobyl y Succession recibían sus merecidos y esperados Globos de Oro para televisión, mientras un sorprendido Mendes disparataba la 77ª edición de los Golden Globes al convertirse, inesperadamente, en el mejor director por 1917, su prodigioso falso plano-secuencia entre las trincheras de la I Guerra Mundial, que además ha ganado como mejor película. 

Comenzaba el show con una alfombra roja llenándose de mucho lazo, mucho terciopelo, mucho lamé, mucha lentejuela, y mucho traje de chaqueta unisex. 

En ese escaparate tan bello como bestia, el rojo-pasión saltaba a la indumentaria de la mayoría de las celebrities, descartando el negro-reivindicativo de los pasados años. Y de todos los colores vimos outfits, impresionando el espectacular de Nicole Kidman, el elegante de Ana de Armas y los exagerados de Beyoncé y JLo. 

A punto de empezar la ceremonia, fugaces planos nos acercaban a unas bellísimas Naomy Watts y Michelle Pfeiffer, sentadas al fondo de la sala, mientras Leonardo DiCaprio parecía nerviosoentre las primeras mesas y Antonio Banderas, cansado (claro que recién llegaba de Málaga, deensayar A Chorus Line

Mirren & Meryl de costura en el backstage

Descubrimos entre los invitados a Meryl Streep -magnífica como siempre, también en la segunda temporada de la estupenda Big Little Lies por la que estaba nominada- saludando a Ellen Mirren, tras haberla ayudado a abrocharse el vestido en backstage -momento que colapsó Instagram al instante-, cuando parecía que la cámara buscaba el re-encuentro entre Jennifer Aniston y Pitt, pero fue esa extraña pareja formada por Phoenix y Rooney Mara, la que terminó atrapando el interés.

J. Phoenix, Joker ganador, de discurso

Ella, a lo princesa Leía, como escapada de otro planeta. Y él, impasible, esperando recibir su merecido, que llegaría casi al final de la velada, se marcó uno de los mejores discursos de la noche, agradeciendo tanto la paciencia del director con sus neuras creando la risa de su personaje, como recriminando a quienes habían llegado a esa gala en avión privado, mientras lloraban por lo que ardía en Australia-. 

Ricky Gervais, cómico británico detrás de The office, Extras y After Life, fue el encargado de conducir estos premios que otorga La Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood a lo mejor del cine y la televisión. Ácido como pocos, radical y siempre con una cerveza cerca, en ésta, su quinta vez como presentador de los Golden Globes no perdió ni una oportunidad para soltar barbaridades y verdades, sin censura, filtro, o excusa alguna. 

No hay quinto malo –que dicen en el argot taurino- y Gervais cumplió con esta plaza, toreando al publico con sus ocurrencias, a cual más brutal. Bromeó con la propia industria y su negocio, analizando todos y cada uno de los filmes, a su manera, e igual consideró Two Popes (Los dos Papas) como uno de los mejores filmes sobre pedófilos del año, que advertía a Netflix, Amazon y Apple de la imposibilidad de canjear sus discursos políticamente correctos por el perdón ante la esclavitud, todavía en práctica con sus empleados. “Es como si ISIS retransmitiera en streaming”, llegó a decir, para continuar sin tiempo para reaccionar, confesándonos su peculiar opinión de Catsque es lo mejor que le ha pasado a Julie Dech y quizás, su mejor papel, ya que a ella lo que más le gusta es tumbarse y lamerse el parrús” -Fue entonces, cuando me imaginé al intérprete recolocándose los auriculares y sudando sin parar, hasta encontrar el concepto adecuado. Y desde aquí, mi total admiración a ese traductor al elegir, entre las variantes que hay, esa palabra tan valenciana que resultó tan correcta para ese directo-. 

Y todo esto en el parlamento inicial, antes incluso de dar el primer sorbo a la pinta. 

R, Gervais

Después vendría algún chascarrillo sobre la extensa duración de El irlandés y un “increíble” -dicho en el tono justo- al acabar el aburrido speech de Tom Hanks, recordando sus inicios en el mundo del cine hasta la emoción que le embargó anoche, agradeciendo el Premio honorífico a toda su carrera -a punto estuve de cambiar de canal, aunque valió la presentación de Charlize Theron contándonos su primera prueba con Hanks, cuando “llegué histérica y sudando, él se salió de la sala con la excusa de necesitarlo, pero era para dejarme sola y poder serenarme, porque realmente era yo quien lo necesitaba… Hanks es ese hombre y ese actor que hace la vida mejor”.

Cierto es que Hanks es de esos actores fiables, como de otra época y como de toda la vida, que representan al hombre bueno, al defensor de los valores en cualquier situación. Además Hanks es capaz de interpretar al novio perfecto en Splash, al niño grande en la fantástica Big, a un mítico Naufrago y a un inolvidable Forrest Gump, eligiendo bien esas películas que de inmediato forman parte de nuestra memoria colectiva. Y viendo el video de presentación repasando su filmografía era imposible no emocionarse. 

Ellen DeGeneres

Llegó también otro de esos premios especiales, el Premio Carol Burnett, entregado a Ellen DeGeneres -mucho más reconocida allá que acá- por su impecable trayectoria como monologuista, presentadora y protagonista de su propia sitcom, alabando a la vez esa valentía que demostró hace más de 30 años al salir del armario, en la ficción y en la vida real.  

La madrugada iba consumiéndose según los Globos se entregaban. Y de los concedidos a las series, se cumplieron las expectativas y los pronósticos con unos premios muy merecidos. 

Fleabag volvió a triunfar por mejor comedia y mejor actriz, heredando el gusto de los pasados Emmy donde ya fue premiada -en drama ganó Olivia Colman por The Crown, que también repite-. 

La creadora y protagonista de Fleabag

Phoebe Waller-Bridge, una desconocida hasta hace un par de años, recogió un par de Globos como creadora e intérprete, confirmado que hoy por hoy es la dama del panorama audiovisual y todo un referente femenino; no sólo por haber roto toda idea asociada con las series de-con-y para chicas, también por haber firmado el mejor contrato televisivo hasta la fecha, además de participar en el guión de la próxima cinta de 007-Bond. 

¡Y cómo me he divertido con esta mujer solitaria que sólo quiere llorar y no para de follar! ¡Qué sobrada es a veces y cómo lo hace! Soez, directa y cara dura, llevando las riendas de una serie honesta, desvergonzada y generosa -que a veces, hasta se agradece ver en soledad-. 

En esta segunda temporada el morbo sigue presente, aunque se une fe y religión a la formula, resultando toda una historia de amor -y no es spoiler-, anunciada por la misma prota antes de la misma cabecera. al comienzo de estos nuevos capítulos -casi tan fascinantes como los de la primera temporada-.  

Mejor actor por Chernobyl

También la angustiosa Chernobyl, -la tengo pendiente por ese mismo detalle- recibió doblete. La producción del año, que en un principio nadie apostaba por ella, se llevó galardón por mejor serie dramática y para el intérprete masculino. Stellan Skarsgård, todo un veterano de la pequeña y gran pantalla, que ha encarnado a ese ministro intentando subsanar el desastre de la central nuclear, que da titulo a esta miniserie con inquietante fotografía y música -compartiendo a su compositora, la islandesa Hildur Gudnadottir, para Joker, ganadora asimismo del Globo a la banda sonora-. 

Succession fue la tercera vencedora televisiva. Creciendo de boca en boca, la historia de una ricachona familia, la saga de Los Roy, ha sido todo un éxito con un patriarca ganador (Brian Cox) y herencia de sangre y dinero, fraudes, engaños y múltiples traumas. Pero es que este clan de bestias y otros animales, hipnotiza a pesar de la crueldad que plantea. 

P. Arquette

No obstante para cruel maldad, la reflejada en The Act, la serie que ha vuelto a darle a Patricia Arquette un nuevo premio por esa brutal interpretación de una auténtica mala madre -basada en hechos reales-, que hasta sus propios hijos le pidieron que no hiciera. Claro, que viéndola en el escenario recogiendo el globo con ese poderío de pechamen y esas gafas como de vuelta de after, a nadie se le ocurre llevarle la contraria. Ademas, lleva la razón y luego se lleva el premio pa’ casa. famosa por reivindicativa, también en el discurso que vomitó en estos Golden Globes. rotundo y contundente, comentando el anuncio por redes de una posible guerra con Irán y de ahí, la importancia de votar en las próximas presidenciales estadounidenses. “porque es muy necesario votar. Por el futuro de todos, por el planeta, por las mujeres, y para que no se repitan estos tweets… ” 

Y si hubo sorpresa en el cine, alguna también dieron estos Globos para televisión; el Globo de Oro al mejor actor para Ramy Youssef, protagonista y co-creador de Ramy, una serie inspirada en sus propias experiencias como musulmán en New York y millennian. Mientras para la pantalla grande, Awkwafina, la protagonista china de The Farewell (La despedida), recibía su premio “por el que la película será mas vista”. Un film que muestra la propia experiencia vital junto a cierta ficción, al tratar de conciliar dos culturas, esas dos verdades entre el capitalismo norteamericano de acogida y las tradiciones familiares del país de origen… Y ahí se quedan dos emigrantes ganando en pleno mandato Trump. 

Como también ese par de series reflejando la trastienda del propio medio, repartiéndose las mentiras de la cadena americana en mayusculas, FOX; esas fakes news que contaba Fox News cuando durante su telediario y en directo, se pedía al presidente de USA que encendiera una luz como muestra de amistad y entonces, una lampara tintineaba en un despacho de La Casablanca. Pues bien, de todo aquello y mucho más va La voz más alta, premiada tan sólo por el papel de Russell Crowe como Roger Ailes (el gran magnate de las noticias), aunque el australiano no pudo recoger el galardón porque se encontraba luchando contra el fuego. 

Jennifer Aniston y Reese Witherspoon

Mientras, The Morning Show, con una línea editorial más blanca -por deseo expreso de Apple que la produce-, cuenta la otra información de aquel escándalo y a través de dos mujeres (Jennifer Aniston y Reese Witherspoon, ambas nominadas). 

Llegando al final, una ni se acordaba de que este año (bueno, el recién acabado) ha traído el final de Juego de Tronos. ¡Y qué despropósito! Habiendo hecho ese segundo capitulo que es de lo mejorcito de toda la ristra de los ocho años, durante esa noche esperando a la muerte y preparándose para la batalla final, acabando esa lucha por el Trono de Hierro en un pis pas y con una mera ‘cuestión de vergas’ -como bien decía el castratal enano, al comienzo de la última temporada-, que imperdonablemente vuelve loca a más de una reina, sobre todo aquella surgida del fuego y entre dragones, terminando la coronación ante un Jon Snow -el único nominado por de toda la serie- que se pierde entre la nieve… ¿En serio? ¡En fin! 

Pero en serio, digo, que las series marcan el cine que veremos. Y hoy por hoy, tenemos la mejor televisión de su historia, a un nivel imparable. Sin embargo, los premios del cine son los más esperados. 

En breve se medirán con los de la Academia de Hollywood, en otra plaza y con otra dorada estatuilla, siendo en los premios Óscar donde el mecenazgo vs. business tomará la alternativa entre las plataformas en streaming y las salas cine, pues aunque estos Globos no han premiado a El irlandés, recuerden que Scorsese es Scorsese. Recuerden que es historia del Cine, historia de América. Y no olviden tampoco lo que ocurrió con Roma de Netflix y Cuarón. 

Otra cuestión es si Historia de un matrimonio de Noah Baumbach optará finalmente a algún Óscar, porque esta otra apuesta de Netflix que parecía tener todas las papeletas ganadoras en los Globos, se fue casi de vacío; a no ser por esa breve réplica expresada por la abogada que encarna Laura Dern -sobre la exigencia de perfección femenina a causa de la Virgen María-, que le ha valido el premio. Cierto es que la película parte de una estupenda premisa y tiene unas estupendas interpretaciones de Scarlett Johansson y Adam Driver, pero personalmente -y me pasa con las cintas de este director- me resulta sobrevalorada. 

Cerrando la noche, Missing Link (Eslabón perdido) se consideró como la mejor película de animación, destronando esas segundas partes de Frozen, o Cómo entrenar a tu dragón, mientras los musicales y biopics (JudyRocketman Fosse/Verdonacaparaban los restantes premios. 

Elton John & Bernie Taupin

Rocketman triunfó con su canción (I’m Gonna) Love Me Again y por Taron Egerton haciendo perfectamente de Elton John, a quien se le vio feliz junto a Bernie Taupin -su pareja artística desde los años 60- al recibir por primera vez, un premio a la par. 

Mientras el Globo de Oro a la mejor actuación femenina fue para Renée Zellweger, dando vida a Judy Garland, y para Michelle Williams por encarnar a esa bailarina bajo el dictamen de aquel gran del coreógrafo que fue Bob Fosse (interpretado por un genial Sam Rockwell en la serie, aunque una nunca olvidará la fascinante biografía de All that jazz con Roy Scheider y Jessica Lange, dirigida por el propio Fosse). La actriz tras recoger su premio, recordó el derecho de elección que deben tener todas las mujeres para poder trabajar y ser madre cuando quieran, pidiendo además cierta responsabilidad femenina en el próximo voto americano, para no seguir con el modelo masculino que no nos conviene a ninguna mujer. 

Pitt & DiCaprio

A Hollywood siempre le gustó recordar mitos y contarnos de ese mundo del espectáculo que inventaron. Ese Erase una vez…, que llega a crear personajes también fuera de la pantalla. Algunos, incluso, heredando esas influencias cinematográficas que terminan siendo su vida, oficio y personal homenaje… Con una gran película sobre los sueños rotos de unos perdedores en la época triunfante de Tate & Polanski, con Deep Purple sonando en la radio y los hippies expandiendo love power. 

Es entonces cuando “el mito, la leyenda, el hombre, el señor Quentin Tarantino” -en palabras de Brad Pitt, también galardonado- logró la mejor dirección y el Globo de Oro por Once Upon a Time… in Hollywood, su película muy de cuento, muy del gusto de académicos. Mostrándose inmensamente eufórico, Tarantino compartió el anuncio de su próxima paternidad y llegó a hacer spoiler, mientras no paraba de agradecer a Margot Robbie, DiCaprio y Pitt sus aportaciones al guión, engrandeciendo el filme. 

No puedo acabar esta visión de la noche de los Globos de Oro 2020, sin mencionar al director surcoreano Bong Joon-ho. quien recogió el Globo de Oro a la mejor película extranjera por Parasite. El director tras reconocer su admiración por Almodóvar, regaló la gran reflexión de la noche -y de la vida- porque “cuando se supera la barrera que suponen los subtítulos de 1cm y medio, uno puede descubrir grandes películasSuyas son Memories Of Murder,The Host y Snowpiercerdonde ya aparecen esos detalles de comedia negra, terror, sadismo y hasta denuncia social que han formado esta última, la multipremiada Parásitos, que parece asentar las bases del cine futuro -y acaba de convertirse en próxima serie para HBO-. 

1917, mejor película y director en los Golden Globes 2020

Claro que como mejor película ha ganado 1917, con algo tan clásico como el cine bélico. Pero cabe recordar que este non stop siguiendo a dos soldados en busca de un tercero que no se llama Ryan, estaba entre los cinco mejores filmes del año, además de estar dirigida por Sam Mendes, quien ya demostró su tremenda valía cuando hace dos décadas subió a ese mismo escenario por American Beauty, todo un peliculón… 

No hay quinto malo, pues. No hay quinto malo, no. 

Mariló C. Calvo 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *