CARMEN MOLA: Al escribir ‘La Nena’ sentí miedo

Carmen Mola es la escritora del momento del género negro español. Nadie sabe quién es, porque Carmen Mola es un pseudónimo, pero sus novelas son, desde que se publicó La novia gitana en 2018, el torbellino literario más esperado cada vez que una nueva entrega de la inspectora Elena Blanco llega a las librerías. Ahora publica La Nena, la tercera parte de aquella novia que nos impactara a todos, y La Cronosfera ha podido entrevistarla para que nos hable de cómo construye estas historias tan originales y llamativas, además de tocar muchos otros temas que rodean a su admirable obra.

Portada de LA NENA de Carmen Mola
Portada de LA NENA

-La Cronosfera: La nena es la tercera novela de la trilogía de la inspectora Blanco, ¿tenías pensado desde ‘La novia gitana’ que lo fuera, o planeaste la trilogía a raíz del éxito de la primera entrega?
-Carmen Mola: La verdad es que no tenía nada planeado. Escribí La novia gitana porque me apetecía probar mis fuerzas en el mundo de la novela. Era como cumplir un sueño. La buena acogida de los lectores es lo que me ha empujado a seguir escribiendo.

-La Cronosfera: La pregunta ahora es obligada: ¿alargarás las historias de la inspectora a una saga de muchas más entregas o vas a cambiar el registro y te vas a entregar a la comedia para darte un respiro?
Carmen Mola: Eso es difícil de saber, a veces pienso que Elena Blanco y sus compañeros en la BAC son parte de mi familia y me apetece seguir escribiendo sobre sus vidas. Pero otras veces el cuerpo me pide un descanso y un cambio de registro. Lo que no sé es si ese cambio debería girar hacia la comedia, me temo que mi visión del mundo, cuando escribo, es algo más oscura.

-La Cronosfera: ¿En tu mente llamas a la trilogía ‘La trilogía de la maternidad’?
-Carmen Mola: No lo hago, pero soy consciente de que es un tema presente en las tres novelas. El tema de las relaciones familiares da mucho juego, no hay familias perfectas y eso cualquier lector lo reconoce. También podría ser la trilogía de los niños desvalidos, expuestos a mil peligros en un mundo violento.

-La Conosfera: ¿Por qué cambias el foco y lo giras a Chesca, en esta nueva entrega?
-Carmen Mola: Por coherencia con el final de La red púrpura, necesitaba una trama que empujara a Elena Blanco a volver a la BAC. Y pensé que poner a una compañera en apuros podía ser un buen modo de conseguirlo.  Chesca es un personaje bonito, no demasiado definido en las primeras novelas. De pronto me pareció que había un montón de cosas que contar sobre su vida.

-La Cronosfera: ¿Has escrito La nena con mucha presión? Me refiero a la presión del éxito, de que ya tus novelas se esperan con ansia, y si por eso existe el temor a no defraudar a los lectores.
Carmen Mola: Intento aislarme del ruido exterior cuando me siento a escribir. Afronto cada novela con la misma ilusión y con el mismo deseo de jugar con la trama y con el lector. Claro que quiero que La Nena guste tanto o más que las anteriores, pero no permito que eso interfiera en mi trabajo. Soy muy disciplinada.

-La Cronosfera: Por mi parte, afirmo que he estado leyendo La Nena con una mezcla de terror, por lo que estaba viviendo Chesca, terror malsano, además, con la atmósfera de La matanza de Texas o de Las colinas tienen ojos, y de asombro, porque me parece una novela tan original que es difícil encontrar material tan inusual en una novela. Del género que sea, en realidad. ¿Era tu intención que sintiéramos los lectores ambas cosas?
-Carmen Mola: Gracias por lo de la originalidad, ese es uno de los compromisos que tengo como escritora: ser original, no contar historias trilladas que el lector crea haber leído mil veces. Pero no siempre es fácil. A mí me gusta construir las historias con giros en la trama, con sorpresas, con revelaciones impactantes de los personajes… Sí que es mi intención provocar asombro en el lector según va pasando las páginas. El terror es más subjetivo, creo. Pero yo, al escribir La Nena, sí que sentí miedo en algunos momentos. El miedo a la violencia que anida en el ser humano, el miedo a que tu vida se convierta de repente en una pesadilla.

-La Cronosfera: Has conseguido un éxito abrumador con tus novelas. ¿Qué crees que las hace únicas?
-Carmen Mola: No lo sé, ese es el gran misterio de la literatura: por qué unos libros gustan y otros no. Yo intento escribir historias entretenidas, con intriga, con acción, con giros sorprendentes, con personajes en los que el lector se pueda reconocer. En las tres novelas hay una atmósfera de violencia y de oscuridad que repele y atrae al mismo tiempo. Me gusta pensar que aporto una mirada personal sobre la parte oscura de las personas, sobre la importancia de preservar la luz en un mundo difícil.

-La Cronosfera: La novia gitana era muy dura y muy explícita en sus descripciones. La segunda, La red púrpura, era menos gráfica pero más dura aún en su concepto y en su fondo, y en La Nena el nivel no baja, desde luego. ¿Hasta qué punto te afecta como escritora lo que plasmas en estas historias?
-Carmen Mola: La escritura es un proceso complejo y muy absorbente. A veces me pregunto por qué me sale así mi mirada del mundo, yo soy una persona alegre y positiva. Pero lo cierto es que cuando escribo mi mente se pone a escarbar en los rincones más oscuros del alma y me sale un retrato bastante lúgubre de la violencia. Pero eso no me afecta de un modo especial, acepto que mi mirada es esa y no veo razón para cambiarla.

-La Cronosfera: ¿Hay algún personaje con el que hayas encariñado de la brigada?
-Carmen Mola: A mí me gustan mucho mis personajes, creo que eso es esencial en todo escritor. Me cuesta elegir, es como preguntarle a una madre cuál es su hijo favorito. Aunque debo decir que en La Nena me he sentido muy cerca de Chesca, de sus imperfecciones, de su pasado traumático y de las elecciones que ha tenido que tomar.

-La Cronosfera: En La Nena hay un nuevo personaje, Reyes, que es un soplo de aire fresco para la Brigada, una mezcla muy interesante de características, ¿cómo lo creaste?
-Carmen Mola: Leí un reportaje sobre el gender fluid que me pareció interesante. Creo que la vida está llena de ideas fijas y de prejuicios, y todo aquello que remueva esas estructuras, en este caso la distinción biológica, inamovible, entre los sexos, lo recibo como un soplo de aire fresco. Meter un personaje nuevo en la brigada me parecía necesario para dinamizar el ambiente de la BAC, y creo que al lector le gustan las novedades. Me gusta que ese personaje represente una tendencia moderna, que mis novelas no sucedan a espaldas de la realidad.

-La Cronosfera: También quería hablar de La Nena, que es un personaje enormemente inquietante, de la que no sabes nunca qué esperar. Reconozco que me recordó a Newt (Carrie Henn en Aliens, el regreso). ¿Tuviste algún referente en su caso?
-Carmen Mola: La Nena es una víctima más de un mundo violento. Me gustan los niños como personajes, por su lado vulnerable, por su dependencia de los adultos, tantas veces incapaces de protegerlos. Pero me gusta mirar a través de esa inocencia hasta encontrar las zonas oscuras. Un niño puede dar miedo. La Nena tiene algo del pequeño salvaje, de Truffaut, pero tampoco es una referencia muy directa.

-La Cronosfera: La familia es muy importante desde el comienzo de la trilogía. Lucas, la soledad que da un exmarido, Reyes, la propia Chesca, ¿por qué mezclas la vida privada con los casos? Que por otro lado me parece una decisión muy acertada.
-Carmen Mola: Yo creo que una buena novela, además de una trama interesante y llena de giros, debe de tener personajes muy vívidos, que resulten creíbles, pero a la vez intriguen y sean sugerentes. Y eso solo se puede conseguir contando cosas de su vida privada. Estoy segura de que al lector le gusta ir abriendo las capas de cada personaje, conocerlos un poco, que no sean simplemente funcionales.

-La Cronosfera: ¿Cómo te documentas para escribir las novelas? Porque presentarte en algún sitio y decir: ‘Hola, soy Carmen Mola, ¿esto cómo va?’ parece descartado…
-Carmen Mola: Es verdad que el anonimato me limita las opciones, pero hoy día se puede salir del paso muy fácilmente. Me documento leyendo y navegando por internet.

-La Cronosfera: Tus novelas parecen no tener límites ni en el horror ni en la exposición de los hechos pero, ¿a la hora de la verdad te has controlado en algún momento y has pensado que tal o cual cosa no la ibas a describir o que ahí no te ibas a meter, que era demasiado?
-Carmen Mola: Sí que me controlo. Del primer borrador a la novela final hay muchos cambios. Matizo descripciones, suprimo elementos que me parecen demasiado desagradables, pulo diálogos y escenas. Y eso sin contar las muchas ideas que son autocensuradas y no pasan de mi mente al papel.

-La Cronosfera: ¿Por qué crees que a los lectores del género negro nos atrae tanto lo violento y estamos deseando la siguiente entrega?
-Carmen Mola: No sé qué es exactamente lo que gusta a los lectores. Supongo que una mezcla de todo: el personaje de Elena Blanco, la trama llena de giros inesperados, el ritmo de la historia que nunca decae y tal vez el tema de reflexión que hay por detrás, que, en efecto, es la violencia. Es un buen tema. La violencia nos asusta y nos atrae. Nos da miedo que exista y nos consuela que no esté en la puerta de nuestra casa, o dentro de nuestra familia. Leerla en una novela es como verla a través de un filtro de seguridad.

-La Cronosfera: Carmen Mola es una escritora ya consolidada, por el secreto que esconde su identidad pero también por la evidente calidad de sus novelas. Pero, ¿tiene Carmen Mola algún referente que le inspire? ¿Un escritor al que se quiere parecer? ¿O pretende ser única y alejarse de todos los que tiene alrededor?
-Carmen Mola: El deseo de todo escritor es ser único, pero es evidente que las influencias existen. Lo que pasa es que los libros que he leído y las películas que he visto forman ya una papilla de la que es difícil sacar algo en claro. A mí me han gustado mucho las novelas de misterio de las damas inglesas, pero también la visión del mal de Patricia Highsmith o el hard boiled americano. El cine negro clásico seguro que forma parte de esa papilla.

-La Cronosfera: Si las novelas se llevaran al cine, ¿quién querrías que fueran Elena y el resto de la Brigada? ¿Has pensado en algún actor que te gustaría para interpretarlos?
-Carmen Mola: Inevitablemente piensas en alguna actriz, pero prefiero dejar esa tarea a los que saben. Yo tengo bastante con escribir las novelas.

Silvia García Jerez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *