NOCTURNA 2019 en formato CORTO

Nocturna, el Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, no solo proyecta películas de formato largo, porque una de las cosas que su director, Sergio Molina, asegura, es que le gusta recordar la época, ya extinta, en la que en los cines los cortos eran el aperitivo a la película que habíamos ido a ver.

Los más jóvenes no recordarán esa época, que no hace mucho que acabó, apenas veinte años o algo menos, tiempo suficiente para que cierta parte del público actual de las salas comerciales ni recuerde nada de esto ni le suene, en realidad.

Los cortos, para muchos, son piezas de las que tienen conciencia en las galas de premios, en los Goya o en los Oscar, cuando le llega el turno a las categorías en cuestión. Y que por supuesto nunca llegan a ver y por lo tanto a opinar al respecto de si el ganador es mejor que los nominados.

Pero Nocturna recupera esa preciosa tradición y delante de cada película proyecta un corto, a veces hasta dos, y muchos recordamos cuando el programa de corto más película era tan normal como ver trailers y anuncios varios antes de nuestra elección particular.

En la edición de 2019 hemos visto muchos cortos, y como pasa siempre unos mejores que otros, pero ninguna película se ha quedado sin su mini historia previa y a continuación os vamos a hacer un ranking de los cinco más destacados, por buenos o por llamativos, que también ha habido que solo destacaran por eso:

La octava dimensión
La octava dimensión

5.- LA OCTAVA DIMENSIÓN: Precisamente nuestro número 5 es de esos llamativos que no acaban de responder del todo a lo que se espera de ellos pero que, en el caso de La Cronosfera, fue lo suficientemente significativo como para escoger la película que lo acompañaba en función de este corto tan laureado.

Lo dirige Kike Maíllo, responsable de la estupenda aunque algo fallida en su tramo final, Eva, aquella historia de robots estropeada por otra de amor que no acababa de encajar del todo en la trama fantástica.

La octava dimensión la protagonizan Nawja Nimri y Javier Pereira, y versa sobre una famosa escritora que acude a contarles a unos estudiantes cómo hay que escribir historias. Y lo hace poniendo como ejemplo una imaginaria y especificando las dimensiones del relato para que a la clase le quede todo claro.

Se trata del estereotipo del corto que parece que va a funcionar pero que no acaba de atrapar, que tiene medios para contarte lo que pretende pero que no consigue llegar al espectador con eficacia. Se queda en la superficialidad de lo dramático y por momentos no resulta ni creíble. Los alumnos no preguntan con naturalidad, todo es forzado para llegar a un final del todo previsible. Esperábamos más, pero está lejos de obtener una buena nota, ni siquiera se acerca al 8 que sugiere su título.

4.- AMANDINE: Otro corto con Javier Pereira de protagonista. El ganador del Goya al mejor actor revelación por Stockholm no se ha prodigado demasiado desde entonces, pero en esta edición de Nocturna lo hemos visto por partida doble, y se agradece, porque Javier es de esos actores que justifican una producción y su posterior visionado.

En Amandine, Javier es un médico con buen corazón que pretende ayudar a su paciente, la chica con el nombre del título, a la que le ofrece una pastilla para relajarla. Lo que ocurre es que a lo mejor el personaje de Javier no pretende solo que se sienta mejor…

Interesante cortometraje que nos va metiendo en la mente de un hombre que no era lo que parecía originalmente y cuyas consecuencias las sufre la pobre protagonista. Podría estar mejor contado, con una estructura temporal un tanto más afinada, pero el resultado es muy positivo.

Amandine
Un momento del cortometraje AMANDINE

3.- NO APTO PARA MENORES: Si uno busca originalidad en un corto, No apto para menores es el título que tiene que perseguir. Un relato de cine negro contado en voz en off a través del niño que lo narra, que lo protagoniza y que da paso al resto de los niños que formarán parte de la historia. Maravilloso encuentro con un corto que no intuyes que será de ese modo y que te va dando todo lo que le pides a la coherencia que plantea.

2.- ABUELITA: O cómo darle la vuelta al género de superhéroes. En una edición de Nocturna en la que el invitado internacional, Álex Proyas, ha hecho declaraciones incendiarias acerca de estos personajes que ahora pueblan las pantallas, que un corto les dé la vuelta y se ría de ellos, es todo un ejercicio de coherencia programática.

La abuelita del título, una magnífica Diana Peñalver, le lee un cuento a su nieta, en inglés, que tiene que practicar, y ese cuento no solo resultará ser de lo más subversivo, también lo será la actitud de la niña (Claudia Placer, vista en Verónica) y las conversaciones con su abuela cuando la detiene para comentarle cosas al respecto.

Un corto realmente divertido, con un ritmo trepidante y un sentido del humor de lo más inteligente que se debería poner antes de cualquiera de las películas más vistas de la cartelera para devolver la costumbre a las salas, porque cuando algo funciona es una pena eliminarlo, y este corto es un buen ejemplo de lo bien que podría volver a funcionar proyectarlos antes de las películas.

El corto ganador
El cortometraje ganador de Nocturna 2019 en la categoría internacional

1.- LAY THEM STRAIGHT: El cortometraje ganador en la categoría internacional (el de la foto que da portada al artículo), y con todo merecimiento. Es el mejor corto visto en Nocturna, diez minutos para hablarnos de acoso escolar y de ese Trastorno Obsesivo Compulsivo que es contarlo todo sin freno, contar libros, contar movimientos, contar caramelos, lo que sea. La protagonista del corto cuenta sin parar, de la mañana a la noche, y en el colegio la tienen por un bicho raro con el que es fácil meterse.

Hasta que un día su terapeuta le sugiere que deje de contar. Total, qué va a pasar. Nada. Pero nuestra heroína cree que sí, que en tal caso pasarían cosas horribles. Su terapeuta la convence de que lo intente, y ella… deja de contar. Tal vez sea la mejor solución. O no.

Un corto lleno de fuerza, de ingenio y de clara empatía con los más débiles, para hacernos ver que a lo mejor no son ellos los que están en inferioridad de condiciones.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *