MUJERCITAS: El pleno de Greta Gerwig

Da igual que conozcas de pe y pa una historia, o a los personajes que habitan en ella. El cine siempre seguirá teniendo la capacidad de sorprenderte. En el caso de esta nueva versión de Mujercitas, los precedentes no ayudaban: tanto su versión de 1994, como Greta Gerwig, quien vuelve a escribir y dirigir en solitario, no auguraban un feliz desenlace. Y es que tras Lady Bird, no tenía mucha fe puesta en la realizadora californiana. Pero como he dicho antes, esta máxima del cine a veces surge del sitio más inesperado.

Mucho se hablará de Mujercitas este año: el American Film Institute la ha incluido entre las diez mejores películas del año. No es para menos. Digamos que esta adaptación consigue atraparte desde la primera escena. Algo difícil, si tenemos en cuenta que sigue contando la misma historia, pero, y es muy importante resaltarlo, aquí es narrado de forma diferente. Quizás ahí este la panacea del éxito y de la originalidad que tan desesperadamente busca esta industria: más en el cómo, que en el qué.

Ese despunte se encuentra en la propia construcción del relato. El cual esta fragmentado y va saltando entre pasado, presente y futuro. Y es que a medida que avanza, vamos armando el rompecabezas y entendiendo las actitudes de determinados personajes. Una apuesta sin duda arriesgada, que complica con creces su realización, pero que tiene como resultado el poder disfrutarla tanto si eres conocedor o no de la novela o de las películas. Un Ejemplo perfecto de película intergeneracional, que disfrutarán tanto nietos como abuelos.

El momento de Mujercitas en el  Joe abate a Laurie y su deseo de ser pareja.
Joe March y Laurie

Otro punto importante es su magnífica dirección de casting. Todas funcionan a la perfección. Desde las veteranas Laura Dern, o Meryl Streep, hasta las perfectamente elegidas para hacer de hermanas March: Saoirse Ronan, Emma Watson, Florence Pugh y Eliza Scanlen. En fin, un reparto brillante para una película feminista auténtica y sin artificios, donde el hombre también aporta su granito de arena, y es que tampoco podemos obviar las interpretaciones de Chris Cooper, Louis Garrel o Timothée Chalamet.

En conclusión, una notable adaptación, que poco o nada tiene que envidiar a sus predecesoras. Greta Gerwig acierta de pleno en todas las decisiones que toma, consiguiendo así, hacer un film con la suficiente calidad como para que merezca la pena pagar la entrada íntegramente.

Guillermo Asenjo Lara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *