BLOODSHOT: nanitos en la sangre.

La realidad es que Bloodshot (adaptación del cómic homónimo) logra sorprender y entretener a pesar de contar, a priori, con los típicos y redundantes elementos más representativos del género de acción más comercial. Esto se debe al giro de los acontecimientos, que alberga el final del primer acto. Es decir, para nuestra sorpresa, lo que parecía un cúmulo progresivo de escenas inverosímiles, se transforma en una película con una lectura y dimensión diferentes. Las violencia gratuita y efectista, esta vez sí, se pone al servicio de la historia. Un film notable, con un sólido guion, bien dirigido y con admirables efectos especiales. Lo cierto es que no se le puede pedir más. Otra sorpresa es Vin Diesel, actor que nunca me convence, pero que aquí, ha conseguido, por difícil que parezca, no sacarme de la película.

Leer más

A Hidden Life: Para quienes vivieron fielmente una vida oculta.

Esta reflexión, la de George Eliot, resume a la perfección el alcance, o el mensaje que quiere transmitirnos Terrence Malick con A Hideen life. La recuperación, a la postre, de uno de esos tantos mesías anónimos, que aún sepultado en el ostracismo, consiguió hacer valer su sacrificio, para ayudar a restaurar el orden, la coherencia, y la conciencia de una población devastada por las penumbras de la Segunda Guerra Mundial. Como bien matiza George Eliot: «el bien depende de hechos sin historia, y de héroes que descansan en tumbas no visitadas».
August Diehl (Malditos Bastardos, El joven Karl Marx, o Aliados) es el encargado de interpretar a Franz Jägerstätter: un granjero austriaco, declarado objetor de conciencia, que se negó a jurar la bandera, para evitar ir a la guerra, y así no traicionar sus principios.

Leer más

BAD BOYS FOR LIFE: “hasta el fuego”, pero sin Michael Bay.

Cerrando una trilogía que parece oler al renacer de una franquicia: tenemos confirmada la cuarta entrega para 2021, Will Smith y Martin Lawrence, una de las parejas de policías más cañera del cine de acción, han regresado para intentar tomar, una vez más, la gran pantalla; y seguramente lo consigan, a pesar, eso sí, de su bajo estado de forma; y apoyándose, como siempre, en una nostalgia y sentido del humor, que nunca fallan. Y es que recordemos que ya han pasado diecisiete años de la anterior Bad boys for life.
Una vez más, todo arranca en Miami, con una frenética persecución; la cual se transforma en una contrarreloj para que Marcus Burnett (Martin Lawrence) pueda llegar a tiempo al nacimiento de su primer nieto.

Leer más

El faro: la vertiginosa ascensión de Robert Eggers.

Un ejercicio singular e interesante, que ya desde su primera secuencia consigue retrotraernos a esa recóndita y perversa isla de Nueva Inglaterra. Una inmersión que surte efecto gracias, sobre todo, a la sobresaliente puesta en escena, que logra combinar a la perfección con el blanco y el negro de la imagen, y con una proporción de 4/3. Gracias a esto, se dota a la cinta de una sensación claustrofóbica, que hace hincapié y favorece al aislamiento y a la soledad de los personajes.

Leer más

El oficial y el espía: el caso Roman Polanski

Roman Polanski vuelve a ser su mejor versión. Y curiosamente, lo consigue reconstruyendo el polémico y popular caso Dreyfus. El oficial y el espía es un drama histórico con tintes de suspense e intriga, que bien podría tener como trasfondo al propio director. Y es que se puede apreciar un paralelismo entre el realizador de origen polaco y el capitán francés Alfred Dreyfus: ambos defenestrados y exiliados, eso sí, por causas muy distintas, pero los dos amparándose en el antisemitismo como detonante de la acusación.Pero dejando esta teoría a un lado, y centrándonos en la película en sí, no podemos sino levantarnos de la butaca para aplaudir

Leer más