MUESTRA SYFY 2020: La edición de las parejas de directores

Como cada año, y ya llevamos 17, la Muestra SyFy de Cine fantástico llega al cine Palacio de la Prensa de Madrid, en este 2020 del 5 al 8 de marzo, para deleitar a los fans del género, con una selección de películas que han ido recorriendo festivales varios, sobre todo el de Sitges, que tiene lugar habitualmente en el mes de octubre del año anterior, para darse cita a comienzos de año en la capital y recopilar títulos muy esperados que, como pasa con cualquier festival o Muestra, no siempre se verán estrenados comercialmente.

Es decir, que la Muestra Syfy 2020 ofrece la oportunidad de disfrutar de películas en pantalla grande que a lo mejor no llegan a los cines en fechas posteriores. Tal vez tarden seis meses en estrenarse, años, como le ocurrirá a Under the skin, que la vimos hace ya unos cuantos y que en breve llegará a las carteleras de nuestro país, o tal vez no lo hagan nunca. También depende de la recepción que reciban, ya que no estaba previsto que la rusa Salyut 7 se estrenara y tras funcionar de maravilla en la SyFy consiguió que se viera en cines más adelante.

Pero otras ya tienen fecha de estreno programada, como es el caso de la que abrió la Muestra, Onward, que ya tenemos disponible en las salas y que está siendo el indiscutible número 1 en la taquilla. Y es la primera película de animación que inaugura la Muestra Syfy, como dato adicional.

Como siempre, la Muestra dispone de dos salas en las que disfrutar de las películas. La sala 1, también llamada Sala de la Mandanga, en la que todo comentario en alto está permitido, y la sala 2, o incluso la 3, en la última sesión del día, la de mayor afluencia, en las que éstos, los comentarios, han de quedarse para cada uno con el fin de que la película se disfrute, o no, pero en la intimidad del espectador.

También cada año hay una película cuyo universo ofrece un motivo para renovar el imaginario de comentarios en alto en la Sala de la Mandanga, y en este caso lo ha dado The Cleasing Hour, una de las mejores cintas vistas en la Muestra con un personaje, el de Drew, interpretado por el actor Kyle Gallner, que se coreaba durante la proyección y también después, convirtiéndose, no sabemos si también en futuras ediciones, en el Todd Acosta de 2020.

Aunque no perdamos de vista a los perros en esta edición de la Muestra Syfy: perro que aparecía en una película, perro que acababa muriendo. Menos de cuatro no han sido.

También hemos podido observar en la selección de títulos a proyectar en Muestra SyFy 2020 es que una peculiaridad ha ido recorriendo las películas: en todas, o en casi todas, ha habido pastillas alucinógenas o alguien tomaba pastillas, aunque no lo transportaran a otro mundo y otro tiempo. Ha sido la edición de las píldoras para una u otra cosa, por uno u otro motivo.

Udo Kier en BACURAU - Muestra Syfy 2020
Udo Kier en BACURAU

Como decimos, la Muestra Syfy 2020 se inauguró con Onward, la magnífica película de Disney Pixar con dos hermanos elfos como protagonistas, el jueves 5 de marzo en el Palacio de la Prensa de Madrid.

El viernes tuvimos la oportunidad de echarle un vistazo a Synchronic, film dirigido por Justin Benson y Aaron Moorhead, responsables de El infinito, vista también en la Muestra, en otra de sus ediciones. Aquí los viajes en el tiempo los realizan los personajes que se toman la pastilla que da título a la película.

Ese Synchonic es un alucinógeno muy potente que Steve (Anthony Mackie) utilizará para intentar traer de vuelta a la hija de Dennis (Jamie Dornan), que se ha perdido en algún mundo que él se empeñará en descubrir y en encontrar.

Este film tuvo una peculiaridad en el momento de su proyección: pudo verse en Sitges, con una gran aceptación de quienes tuvieron ocasión de estar allí, pero más adelante sufrió un remontaje que ha afectado a los subtítulos de la copia que vimos en Muestra SyFy 2020 porque no se modificaron, los subtítulos de Sitges fueron los que aparecieron en la película que se puso aquí. Por lo tanto, a partir del comienzo del remontaje muchas escenas no tenían traducción alguna. Recordemos que en la Muestra Syfy no hay, exceptuando en las matinales para niños, películas dobladas.

A esa cinta le siguió la brasileña Bacurau, dirigida también por dos directores, Juliano Dornelles y Kieber Mendoça Filho, en la que encontramos, entre su dilatado reparto, a Sonia Braga y a Udo Kier, dos figuras del cine internacional y claro, Sonia, estrella brasileña, hace una aparición fabulosa, dentro del orden de interpretaciones a las que nos tiene acostumbrados.

Bacurau es un film asombroso en su planteamiento, porque su argumento es especialmente llamativo: en un pueblo llamado Bacurau en el que muere la matriarca, tras enterrarla empiezan a morir otros habitantes del mismo, y mientras esto ocurre Bacurau desaparece de los mapas y además se pierde toda cobertura en las comunicaciones. Qué ocurre allí es un misterio que la película nos irá resolviendo.

Y lo cierto es que la resolución es estupenda. Lo que cuenta la película en sí misma es una genialidad. Lo malo es que su duración, dos horas y diez, resulta excesiva para la narración que nos presenta. Si en lugar de en ese tiempo nos la cuenta en hora y media, sería una de las mejores películas proyectadas nunca en la Muestra. Aún así, es uno de los títulos más interesantes de la edición de 2020.

En THE CLEANSING HOUR asistimos a una posesión demoníaca real -Muestra Syfy 2020
En THE CLEANSING HOUR asistimos a una posesión demoníaca real

Pasamos al sábado 7, que comenzó con The cleansing hour, una de las gozadas más grandes de la Muestra.  Una obra maestra del género, en realidad. Una película sobre exorcismos realizados ante las cámaras para un programa en la red que tiene una audiencia mayúscula, y que nos ha dado una de las grandes alegrías de SyFy 2020.

The cleansing hour cuenta la historia de un cura exorcista que se enfrenta a un nuevo programa, un nuevo exorcismo guionizado y bien preparado por su equipo técnico, y la chica supuestamente poseída atada y preparada para otro programa como los anteriores. Lo que ninguno de ellos saben es que un demonio real se introduce en el cuerpo de Lane (Alix Angelis) y de este modo los seguidores van a ir aumentando de una forma estratosférica. Algo que el demonio tiene en cuenta, porque continuamente está retando al cura y a su equipo a ganar más si no quieren morir.

Por supuesto, la cantidad de espectadores online se multiplica salvajemente, cada vez son más los seguidores de ese exorcismo que es tan diferente de los emitidos antes por el programa, y la película nos muestra a cada uno de ellos, una selección de personajes en todos los ámbitos del mundo, incluyendo el desierto, sin perder detalle de la conexión. Y a veces conseguir tu propósito es algo mucho más peligroso de lo que jamás creíste. The cleansing hour es una joya que merece estrenarse en cine y convertirse en una película de culto.

A ella le siguieron dos que decepcionaron mucho. Por un lado, Rabid, remake del film que David Cronemberg rodara en 1977 y que aquí se tituló Rabia. Este nuevo Rabid, que tiene una vez más a dos directores, en este caso directoras, las hermanas Soska, Jen y Sylvia Soska, firmando el título, es un decepcionante ejercicio en el que se mezcla la cirugía plástica y la creciente necesidad de sangre por parte de la diseñadora de moda que a la que se la practican tras un accidente que la deja desfigurada.

Este Rabid no es solo una locura, que eso estaría bien y a eso vamos a la Muestra Syfy, a disfrutar de cine muy loco, pero es que le pedimos que tenga un poco de coherencia en la narración y que se entienda cuanto cuenta la historia. Pero Rabid carece de sentido. Vemos escenas en las que la rabia se contagia pero parecen propias de un montaje que está aún por pulir y las acciones de los personajes van teniendo lugar como independientemente del guion que las sustenta.

A Rabid le siguió The lodge, título muy alabado en Sitges pero al que muchos no le encontramos motivo para dedicarle un solo halago. Porque The Lodge es una historia sobre unos chicos, dos hemanos, que no pueden soportar a la prometida de su padre pero que pese a todo se verán obligados a vivir con ella en una casa familiar aislada en medio de la nieve navideña.

The Lodge la firman… ¡sí, dos directores!, los dos que nos trajeron a la Muestra SyFy una de las mejores películas vistas en ella, Goodnight mommy: Severin Fiala y Veronika Franz, quienes esta vez no logran ni la tensión ni el resultado fabuloso que consiguieron en aquella joya.

Y para ir cerrando el sábado, no podía faltar en la Muestra uno de los actores fetiche de la misma, Nicolas Cage. Un actor histriónico que hace siempre las delicias de los asistentes y logra un récord de vítores y aplausos no por cada película que se proyecte en la Muestra, no, sino por cada plano en el que aparece. La locura que Nicolas desata entre sus fans es digna de estudio.

El título de Cage que se ha proyectado en la Muestra Syfy 2020 ha sido Color out of space, un film de ciencia ficción en el que una invasión alienígena en la granja en la que vive el personaje de Nicolas con su familia sufre los estragos de una especie de meteorito rosa que va a irlo cambiando todo en su entorno, tanto físicamente como a nivel emocional y de personalidad. 

Un film basado en un cuento de H. P. Lovecraft con aires a Encuentros en la tercera fase  que cuenta con distribución en España a cargo de A Contracorriente y del que todos los espectadores podrán disfrutar en un futuro.

Adele Haenel en LE DAIM

Y hablando de futuro, el domingo arrancaba con Regreso al futuro, por la mañana, pase para niños revisitando un clásico del cine de ciencia ficción y aventuras que muchos de los asistentes, incluso adultos, pudieron contemplar en pantalla grande por primera vez.

A las 15:30 se iniciaba el turno de películas propias de la Muestra y lo hacía con Human Lost, un anime que no entusiasmó pero que como es costumbre en muestras y festivales, dejó la animación japonesa representada entre todo el cine de acción real.

Le Daim, a las 18:00, supuso uno de los títulos estrella de la Muestra. Tal vez el mejor visto en esta edición de 2020, en dura competición con The cleansing hour por el puesto número 1 de este año.

Le Daim es un film francés protagonizado por Jean Dujardin en el papel de un hombre que quiere recuperar una chaqueta de ante con diseño de cowboy que fue suya y que cuando la tiene de nuevo en su poder ésta comienza a comunicarse con él y le hace, más que una petición, una exigencia: quiere ser la única chaqueta del mundo. Eso obliga a su dueño a ir quitándole las chaquetas, y quien dice chaqueta dice también abrigo, a todo aquel con el que se cruce. Primero los convence para que se las den. Luego… ya no.

Le acompaña en el reparto Adele Haenel, la rubia protagonista de Retrato de una mujer en llamas, interpretando a una montadora amateur que se hace cargo, a petición de Dujardin, del material que, supuestamente para la producción de una película, él va grabando por el camino a cumplir los deseos de la chaqueta.

Le Daim es una cinta con aire setentero que recuerda al cine de Darío Argento y a Maniac, tanto la dirigida por William Lustig en 1980 con Caroline Munro en su reparto, como el remake, tan distinto y tan parecido a la vez, que produjo en 2012 el actor Elijah Wood, en la que él mismo también aparecía. Las escenas cada vez más escabrosas de Le Daim le otorgan el  estatus de cine francés de corte independiente pero con todos los elementos para convertirse en una película de referencia.

Llegamos a la siguiente proyección: First Love, el nuevo trabajo de del japonés Takashi Miike que nos mete de lleno en el mundo de la yakuza. Un film muy esperado en la Muestra pero que, sin ser malo, nada de eso, incluso todo lo contrario, no era todo lo bueno que se esperaba en el sentido de que de una cinta de yakuzas dirigida por él cabe esperar mucha más locura y gamberrismo que el que muestra. Aún así es una cinta magnífica que se estrena en breve y que es muy recomendable.

Y por último, la Muestra SyFy 2020 se cerró con The boy, La maldición de Brahms, segunda parte de la terrorífica The boy en la que un muñeco antiguo parece tener vida propia cuando no se respetan las normas que hay que seguir en sus instrucciones. Normas como darle un beso de buenas noches, todas las noches, o ponerle un plato de comida en la mesa, a todas luces exageradas en la relación normal de un niño con su muñeco. Pero con este, más vale que no te lo saltes… si no, tienes que atenerte a las consecuencias.

Una segunda parte decepcionante porque en realidad supone un remake de la primera, con una historia semejante en su argumento y de nuevo la del muñeco, con la explicación de buena parte de su mecanismo y de cuanto pasó en su historia familiar. Lo que ya conocíamos se repite, pero con menor atmósfera terrorrífica. El miedo que daba la primera aquí no lo encontramos, y de este modo llegamos al final de la Muestra con un bajón de nivel que, admitámoslo, este año ha sido bastante alto en la Muestra Syfy 2020.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *