MIKE LEIGH: Nadie había hecho una película sobre Peterloo

Mike Leigh es uno de los directores mas aclamados del cine contemporáneo. Su nombre es sinónimo de que la película que estrene será brillante. Títulos como Secretos y mentiras, El secreto de Vera Drake, Another year o Happy: Un cuento sobre la felicidad son ejemplos de una carrera impecable que, como bien cuenta en esta entrevista, se ha labrado a base de no dejar que ningún productor le dijera lo que tenía que hacer.
Ahora estrena La tragedia de Peterloo, su tercera película histórica tras Topsy-Turvy y Mr. Turner, y para presentarla estuvo en la Academia de nuestro cine, donde pudimos ver la película y disfrutar de su sabiduría como el gran director que lleva años demostrando que es.

Detalle del cartel
Detalle del cartel de LA TRAGEDIA DE PETERLOO

Pregunta: Cuando usted hizo Vera Drake dijo que estaba muy preocupado por el ascenso de los valores religiosos extremos. ¿Qué le preocupa hoy? ¿Cómo conectamos La tragedia de Peterloo con la actualidad? Porque es su película más política.
Mike Leigh: Es interesante que me recuerden qué me preocupaba en el 2004: el auge de los valores de la religión. Ahora, con La tragedia de Peterloo tenemos esos tres magistrados, esos tres jueces, que en la época los jueces también eran hombres de iglesia, pastores. Y en esa época, en 1819, el poder de la iglesia era muy grande todavía.
Pregunta: ¿Podría haber existido una revolución francesa en Inglaterra y La tragedia de Peterloo fue lo que la frenó?
Mike Leigh: No. No creo que La tragedia de Peterloo tuviera nada que ver. Son muchas las razones por las que nunca ha habido una revolución en Inglaterra como la de Francia. Pero no desesperemos, puede ser que haya una revolución mañana o la semana que viene en Inglaterra.
La idea es interesante, a mí nunca se me ha ocurrido pensar en que La tragedia de Peterloo pudiera haber sido un detonante. Pero solo uno, porque hay demasiados aspectos dentro de todo lo que ocurrió, para que solo fuera esto. Pero podría ser una de las posibilidades.
Pregunta: La tragedia de Peterloo remite a Lincoln, de Steven Spielberg, por la cantidad de discursos que tenía la película, por lo mucho que se hablaba en ella, aspecto este que a muchos espectadores les hizo no recibirla demasiado bien, ¿teme que a La tragedia de Peterloo le pueda ocurrir algo parecido?
Mike Leigh: Sí, pensamos muy delicadamente en este aspecto. No soy yo quien para criticar el trabajo de ningún compañero, pero creo que Lincoln tiene discursos demasiado áridos. Espero que no sea el mismo caso en esta película, Los discursos de La tragedia de Peterloo son orgánicos porque utilizamos las fuentes reales y tuvimos mucho cuidado con ello, porque quieras que no es una película política y hay que plasmar discursos políticos. Pero aquí cada discurso tiene su función y son todos diferentes, permitiendo que la película avance. Lo que lamento es que te acordaras de Lincoln mientras la veías.

Mike Leigh
El guionista y director Mike Leigh

Pregunta: En España solemos decir que para encontrar el origen de todos nuestros problemas políticos y sociales debemos ir al s.XIX. Usted ha rodado tres películas situadas en ese siglo, Topsy-Turvy, Mr. Turner y La tragedia de Peterloo, ¿qué le atrae tanto de este período histórico?
Mike Leigh: Creo que es una coincidencia que esas tres películas me hayan llevado al siglo XIX. Pero lo que me interesa más de las películas es el tema, y da la casualidad de que están en el mismo siglo.
El siglo XIX posee nuestros recuerdos más inmediatos. Sobre todo en mi caso, porque yo nací en 1943 y mis abuelos alrededor de 1885. Crecí en Manchester, en una casa victoriana construida en el período victoriano. Fui a un colegio victoriano que estaba en un edificio victoriano y muchos aspectos de ese siglo estaban a mi alrededor. Es un siglo que está en mi ADN, más que el siglo XX. Y por eso tengo un sentimiento de empatía.
Pregunta: Usted es conocido por historias sociales muy actuales pero ha rodado tres películas de época y quería saber en qué ambiente se siente más cómodo a la hora de rodar. Y de qué película suya se siente especialmente satisfecho.
Mike Leigh: No sé decir si me siento más cómodo con películas contemporáneas o de época. Para mí es contar una historia, mirar a la gente. Una de las cosas buenas de rodar una película contemporánea es que coges la cámara y te pones a filmar, con gente caminando por la calle, cosa que no puedes hacer con una de época porque todo tiene que estar construido, no te valen los coches que hay aparcados por la calle. Pero es un tecnicismo, esto no me molesta.
Respecto a la segunda pregunta, como padre que soy de todas mis películas, las quiero a todas igual y no tengo preferencia por ninguna. Me gustan todas y siento lo mismo por todas.
Y soy muy afortunado al respecto porque he hecho 21 películas y las he hecho como quería porque nadie ha interferido en ellas. Conozco a directores que reniegan de algunas de las películas que han hecho, que se niegan a hablar de ellas porque tuvieron que cambiar el final, el reparto o porque algún productor idiota le dijo que cortara tal o cual cosa. Yo no veo todas mis películas todas las noches, como hacía Gloria Swanson en El crepúsculo de los dioses (Risas), pero no me importa verlas porque sé que lo que hice fue lo que quería.
Pregunta: ¿Por qué quiso contar ahora La tragedia de Peterloo, en este momento de su filmografía?
Mike Leigh: Primero, porque siempre me ha parecido que es un acontecimiento que no está aislado en la historia, dentro del proceso histórico, de hecho lo siguieron muchos otros, como puede ser el de la Plaza de Tiananmén o el Domingo Sangriento, y otros en España y en el mundo entero. Hay un vínculo entre todo esto.
Segundo, porque nadie había hecho una película sobre La tragedia de Peterloo, y en tercer lugar porque el 19 de agosto será el bicentenario y nos pareció un buen momento que la película se estrenara coincidiendo con él.
Pregunta: Usted daba clase en el London School of cinema y seguramente daba un consejo a sus alumnos el último día de clase, ¿cuál era?
Mike Leigh: Dos palabras: Never compromise. Nunca quiebres tu compromiso. No te traiciones. En otras palabras, haz la película que tú quieres hacer, no hagas lo que los demás te digan que hagas.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *