Entrevista a Rafael Álvarez, El Brujo

Entrevista a Rafael Álvarez, El Brujo, por su obra Dos Tablas y una Pasión.

Rafael Álvarez crea una atmósfera mágica sobre la escena. La del juglar que congrega al público a su alrededor y lo hipnotiza con la palabra.

Sus cambios de voz, sus gestos mínimos pero precisos, su mezcla de humor, drama, amor. Salta de un autor a otro, de un siglo a otro, de un texto a otro.

La Cronosfera: Ha seleccionado fragmentos de Lope de Vega, Cervantes, Santa Teresa de Jesús, Quevedo, San Juan de la Cruz,… ¿Cómo realizó la selección de textos? ¿Cuál fue el primer texto elegido para ir hilando los demás?

Rafael Álvarez: Hace mucho tiempo que estoy familiarizado con los textos clásicos, con los grandes poetas del Siglo de Oro que me acompañan a menudo en mis espectáculos. Esta vez he añadido a ese conocimiento, las curiosidades de la vida de Lope de Vega, también hablo del Santo Grial, de Garcilaso….

La Cronosfera: ¿Está de acuerdo con el pensamiento barroco de la falsedad, del escepticismo, del mundo como un teatro o un sueño?

Rafael Álvarez: No, afortunadamente mis pensamientos son más positivos. Pero no podemos olvidar la grandeza que han aportado a la cultura todos estos sentimientos.

La Cronosfera: ¿Está usted más cerca de Lope de Vega o de Quevedo en su concepción del amor? ¿Con “Quien lo probó lo sabe” o “qué amistad tendrá con nada / el que en todo es contrario de sí mismo?

Rafael Álvarez: Estoy más cerca de Quevedo.

https://youtu.be/dInzVoniOMc

La Cronosfera: Eros y Thanatos, amor y muerte, belleza y muerte, ¿es en el pesimismo del Barroco donde se dan más la mano estos conceptos?

Rafael Álvarez: La unión de los conceptos opuestos existe desde que existe el hombre. Unos y otros no pueden sobrevivir por separado. Donde hay amor hay desamor y locura, ante la belleza, se nos muestra la fealdad.

La Cronosfera: ¿Cómo cree usted que ha variado el público desde el Siglo de Oro al del siglo XXI? Sí, los temas, las inquietudes del ser humano son las mismas pero, ¿es igual la recepción?

Rafael Álvarez: No. Nos enfrentamos a una sociedad muy incapacitada para reflexionar sobre sí misma, una sociedad que busca perderse para no tener que hacer frente a sus realidades. Cuesta mucho llegar a que el público haga una reflexión…. pero se consigue.

La Cronosfera: ¿Cree que su papel en la película Lazarillo de Tormes le dio la clave de cómo dar vida, en el escenario, a estos personajes de la literatura clásica?

Rafael Álvarez: La película se estrenó cuando yo ya llevaba años haciendo la obra en teatro. Es en el teatro donde he aprendido a ser gran admirador y compañero de estos grandes autores, donde expreso mejor su belleza, donde les entiendo y los doy a entender.

Gracias a Rafael Álvarez por concedernos esta entrevista.

Dos tablas y una pasión dejó al público de Valladolid en tal silencio que, al final de la representación, el propio Brujo dio las gracias por el respeto que había sentido. Un silencio que lo llevó a crecerse en el escenario.

Gracias a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *