ZINEMALDIA, a mitad del Festival

Eduard Fernández llega mañana a Zinemaldia. Casi a la par que La Cronosfera, que coincidirá con él en alguna alfombra roja, o en algún pase de Mientras dure la guerra, presentada ya este fin de semana en Donosti. 

Pasada la inauguración, la sorpresa venía de HBO con la transformación de Patria en serie, y por la ausencia de Varoufakis en el Festival. Mientras hoy mismo, el descubrimiento era el estreno de Historias de nuestro cineuna sucesión de las mejores anécdotas narradas por aquellos y aquellas imprescindibles de nuestra cinematografía, junto a Antonio Resines de realizador y Carlos Boyero en pantalla grande, sin crítica alguna desde su butaca. 

Todavía quedan cinco jornadas por vivir. Aún mucho cine, cine y cine por ver, antes de la clausura el próximo sábado. 

Nosotros alcanzaremos el estreno de Diecisiete, de Sanchez Arévalo, con quien ya tenemos entrevista. Y asistiremos al encuentro de los hermanos Bardem con Sanctuary (Santuario); la historia de una campaña mediática, científica y política -tras una iniciativa de Greenpeace- destinada a proteger la última área virgen del planeta: la Antártida. 

Durante estos días, las películas europeas e iberoamericanas comienzan a rodar por las salas, como Vendrá la muerte y tendrá tus ojos –una co-producción de Chile, Argentina y Alemania-, o Pacificado de Brasil -dentro de la Sección Oficial-. También las de otras latitudes, como la canadiense Y Llovieron pájaros (And the birds rained down), So long, my son (Hasta siempre, hijo mío), desde China para la Perlak. 

Además este miércoles se otorgará el Premio José María Forqué a la mejor cinematografía, y el Premio Platino al mejor film dentro de Horizontes Latinos.

Y para el fin de semana, el Festival de San Sebastián realizará por primera vez, una proyección simultánea en seis ciudades -Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla y Madrid- con el estreno de Joker, película elegida para esta 67 edición y reciente ganadora del León de Oro en Venecia, que igualmente veremos allí.  

Mariló C. Calvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *