INGRID GARCÍA JONSSON: Quisiera explorar la ciencia ficción

Hablar de Ingrid García Jonsson es hacerlo de una actriz meticulosa que desde que saltó a la fama gracias a Jaime Rosales y a su Hermosa juventud no ha parado de crecer como intérprete. Este año la hemos visto en la estupenda En las estrellas y ahora estrena Ana de día, cinta en la que lleva a cabo un tour de force consigo misma, cambio de imagen incluido. Sobre la película, la identidad, el género de la ciencia ficción o la masificación de estrenos que estamos viviendo en los últimos tiempos le preguntamos en la siguiente entrevista.

Ingrid García Jonsson, protagonista de ANA DE DÍA
Ingrid García Jonsson, protagonista de ANA DE DÍA

La Cronosfera: ¿En qué momento dices que sí a Ana de día?
Ingrid García Jonsson: A mí Andrea (Jaurrieta, directora y guionista) me mandó el guion y la verdad es que me gustó mucho la historia. Todavía no estaba terminada la versión pero le vi mucho potencial. Me pareció muy interesante la evolución del personaje, todo el arco que tiene, y me apetecía mucho enfrentarme a ese reto y a esa transformación. Así que la respuesta a tu pregunta sería que desde que pasé la última página del guion.
La Cronosfera: ¿En qué te pareces a cualquiera de tus dos personajes, Ana y Nina?
Ingrid García Jonsson: Tirando un poco de mi vida, y de mi experiencia personal, cuando era más joven hacía lo que la gente esperaba de mí, y no me planteaba mucho lo que quería ser. Entonces llegó un momento en el que ya no podía más con esa situación y decidí irme de mi casa, venir a Madrid y perseguir la carrera que realmente quería. En ese sentido, creo que experimenté un cambio similar al de Ana.
La Cronosfera: Ana de día comienza como una película de ciencia ficción, con un planteamiento que me recuerda mucho al de Otra Tierra, pero luego toma otro derrotero, ¿no echas de menos haberte metido más en esa historia que esboza?
Ingrid García Jonsson: Sí, la verdad es que es un género que me gusta muchísimo y que me gustaría seguir explorando. Pero en este caso la peli habla de otra cosa y eso se queda una premisa para que un personaje como el de Ana se atreva a pasar por todo este cambio, que es de lo que realmente hablamos en la peli. Porque un personaje como él jamás se hubiera atrevido, si no. Pero sí, a mi me encanta la ciencia ficción y me encantaría seguir trabajando un tema de este tipo. Espero que pronto.
La Cronosfera: ¿Para dar un cambio en tu vida es necesario que ocurra algo muy trascendental, como le pasa a Ana?
Ingrid García Jonsson: Para mí no. Pero entiendo que haya gente para la que sí. Pero es que yo ya dí el cambio. Que a mí me dan miedo, pero cuando es inevitable darlos, los doy. Cuando no puedo más, cambio. Como de golpe. Y ahí no me produce vértigo, pero prepararlos y pensarlos,sí. Me generan cierta inquietud porque me gusta tenerlo todo controlado.

Ingrid García Jonsson en ANA DE DÍA
Ingrid García Jonsson en ANA DE DÍA

La Cronosfera: ¿Cómo fue el trabajo de caracterización? ¿Qué hay de real en tu pelo, y hasta qué punto es peluca?
Ingrid García Jonsson: No, es todo real. El pelo no me lo corté yo. Bueno, en la escena en la que me lo corto sí me lo corto, pero luego me lo cortaron bien y me lo tiñeron bien en peluquería. Sí, no había lugar a una peluca, porque no teníamos dinero, así que había que ir a por todas, lo cual está bien porque yo nunca había experimentado un cambio así, y el personaje tampoco, y nuestra imagen es muy importante en nuestra identidad. Yo no sabía que tenía un apego tan fuerte a mi imagen. En ese caso también fue un cambio. A mí me cambió también un poco la personalidad. Me sentía distinta y la gente te percibe diferente. Hay algo en el pelo que nos define mucho.
La Cronosfera: Me llama mucho la atención la relación de Nina con Marcelo. Primero es de rechazo, luego de entrega total, parece muy real.
Ingrid García Jonsson: Y además nos gusta. Cuanto menos caso nos hagan más nos gusta. Y más le gusta a Ana, que tenía un novio modelo aburrido y de pronto tiene uno que no se sabe de dónde ha salido y está deseando descubrirlo. También la relación era más larga, se cayeron cosas en montaje, y resulta ser uno de los motores de autodescubrimiento de Ana, de transformación. También está que él no la conoce de nada, no la ha visto antes, y para ella es muy atrayente poder jugar así.
La Cronosfera: En Ana de día apareces desnuda y también lo estabas en Hermosa juventud, en un momento escalofriante de la película. Supongo que para ti no es un problema el desnudo.
Ingrid García Jonsson: Si está justificado en el guion y confío en la persona que está detrás de la cámara, y sé que no se va a hacer de una manera burda y gratuita, no es algo que me genere problema. Me parece que todo el mundo tiene un cuerpo y si los personajes están sin ropa, están sin ropa. No me siento expuesta, en ese sentido.
La Cronosfera: El personaje de María José Alfonso te convence de entrar a trabajar en el cabaret diciéndote que es como entrar a Broadway. ¿Tenemos que autoconvencernos de algo que queremos hacer solo porque esté mal visto en la sociedad?
Ingrid García Jonsson: Claro, para hacer cosas malas, entre comillas, hay que buscar justificaciones muy fuertes. En este caso, también la Madame intenta aferrarse a un mundo que ya no existe y si ella no tuviera esa perorata ni estuviera siempre hablando de esos temas, moriría. Si no les pones palabras a las cosas, desaparecen y se olvidan, y el personaje de la Madame pretende mantener lo que ella fue.

Fernando Albizu en ANA DE DÍA
Fernando Albizu maquillándose para entrar en escena en ANA DE DÍA

La Cronosfera: Fernando Albizu es maravilloso y está fantástico en la película. Creo que cualquier actor querría trabajar con él.
Ingrid García Jonsson: Yo no le conocía en persona y en seguida conectamos muy bien. Es muy tierno, muy trabajador, muy divertido y muy irónico. Y muy buen actor. Él había hecho muchos años cabaret, yo no lo sabía, y por eso está tan espléndido, es algo que le sale innato. Me hubiera encantado tener más escenas con él porque las disfruté mucho.
La Cronosfera: Tu nombre está muy ligado a películas pequeñitas, aunque has hecho también alguna de producción más grande. ¿No te ofrecen demasiadas de estas últimas o es que prefieres huir del cine comercial?
Ingrid García Jonsson: Yo hago lo que me viene. Si bien no me han ofrecido ningún mega pelotazo, sí me han ofrecido pelis que en un principio se pensaba que iban a ser la bomba y que luego no funcionó tanto como deberían. Pero también, por suerte, me ofrecen proyectos más pequeños que a veces también me parecen más arriesgados y más interesantes para trabajar como actriz, y suelo no dejarlos pasar.
Pero también, más que la imagen que yo tengo de la actriz que soy, es la imagen que la gente tiene de mi. Entonces, a veces les funciono para un personaje y otras no. También es que películas grandes, ¿cuántas hay en España al año? Dos.
La Cronsofera: Esta es una película pequeñita que se une a otras muchas películas pequeñitas en un año con grandes títulos, ¿por qué crees que, siendo grandes películas, no están conectando con el público?
Ingrid García Jonsson: Creo que hay demasiadas. Me parece que este fin de semana se estrenan 19. Es una barbaridad. No hay espectadores suficientes para tantas pelis, por un lado. Luego, también están condensadas. En vez de que el espectador sepa que hay pelis buenas durante todo el año, como es tan importante para todos conseguir llegar a los Goya y estar nominados a según qué premios, todo el mundo estrena en otoño, todo el mundo espera a San Sebastián. Todo el mundo quiere aprovechar ese tirón de prensa para conseguir más visibilidad. Porque es verdad que sin la prensa no somos nada, y se agolpa todo en otoño y la gente no tiene tanto tiempo para verse todas las películas.
Luego, además, empiezas a competir con majors y con pelis de un presupuesto y con una promoción brutal y es que es muy difícil. Me parece que los estrenos están muy mal repartidos y que no puede ser que nos hagamos esta competencia.
Por otro lado, hay un artículo muy interesante de Santiago Alverú, que ha escrito ahora para AISGE, sobre cómo se promocionan las pelis. Quizá la manera en la que estamos promocionando las pelis a la gente no le interesa y no es la que tiene que ser. Algunas pelis consiguen ir a El Hormiguero y por eso producen cierto interés, pero realmente también vas a los programas de televisión a hablar de las pelis y no hablas de las películas, hablas más de ti. Que me parece genial, que yo voy a La Resistencia y me lo paso muy bien, pero que también habrá que darle un espacio a la televisión donde se pudieran promocionar las pelis de una manera más real, para que la gente se entere de qué va la peli. Creo que habrá que cambiar un poco el sistema de dar a conocer las películas al público.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *