50 sombras liberadas: los auténticos liberados son los espectadores

La desgastada fórmula de esta trilogía erótica, adaptada de las novelas de E. L. James, llega a límites insospechados del absurdo y el ridículo más absoluto con esta última entrega, 50 sombras liberadas, si bien la primera película se erigía como una obra efectiva y correcta, dentro de lo que supone las limitaciones literarias de la novela en cuestión.

Leer más