VUELVE VERGÜENZA CON UNA SEGUNDA TEMPORADA DE DOBLE RACIÓN

LaCronosfera estuvo en la presentaciócon todo el equipo 

La segunda temporada de Vergüenza está ya disponible con seis escandalosos episodios, además de un especial navideño que se estrenará el día de Nochebuena. 

La ración en esta entrega es doble en propuestas y bochornos, al límite de un humor crudo y espeso que arriesga en lo obsceno y no tanto en el absurdo, que se practica más en la primera.
Todo en esta Vergüenza sigue siendo producto nacional, natural y de calidad, desde sus instintos bajos a la alta comedia. Y aún si resulta soez, no pierde su puntito de ternura.

En esta temporada, la llegada de un par de hijos a la familia protagonista junto a las relaciones con los nuevos personajes propiciarán un mayor desarrollo en las tramas, sin apoyarse en la acumulación de gags; aunque la risa está más que asegurada entre platos combinados fotografiados, un viaje a Mallorca, un rodaje de cine casero, algún partido de fútbol y una pieza de fuetQue dará mucho que hablar. O les enmudecerá de sonrojo, por cierta hilaridad de difícil empatía.
Pero estamos en tiempos difíciles para el humor. Y aún siendo éste de auténtica Vergüenza, conseguir la gracia de una segunda temporada no es ningún chiste.

Estuvimos con los artífices que lo han hecho posible, a través de Movistar+ y Apache Films

Nos encontramos con los creadores de la serie, Álvaro Fernández-Armero y Juan Cavestany, junto a la pareja protagonista, Javier Gutiérrez y Malena Alterio (ese cuarteto en nuestra foto de portada), más las nuevas incorporaciones de Vergüenza (Marta Nieto, Jaime Zataraín y Teresa Cuesta)
No obstante, s
e echó en falta parte del estupendo reparto que permanece en la serie (Miguel Rellán, Lola Casamayor), así como a la estupenda María Casal, que se une al casting como la madre de Óscar (Vito Sanz) y musa de la versión patria de El graduado que su hijo está rodando –de lo mejorcito de temporada-.

También estaban presentes los productores ejecutivos María Angulo, Enrique López Lavigne y Fran Araújo, quien está detrás de series originales como Matar al padreGigantes y Arde Madrid, y es co-guionista también de los dos últimos films de Isaki Lacuesta (Concha de Oro, incluida). 

Fue Araújo comenzó la presentación celebrando la continuación de la serie, ya que es la primera de la plataforma que estrena segunda temporada. Además del reconocimiento que ha tenido de premios, es de las series más vistas, siendo una con un riesgo muy elevado que por suerte ha sido respaldada. Para nosotros ha sido un aprendizaje muy importante. Hemos empezado hace poco a hacer series y comprobar que hay que arriesgar e intentar hacer cosas diferentes porque luego, la gente lo valora y tiene su reconocimiento. Es un lujo y estamos muy orgullosos… Para esta segunda temporada hemos concentrado en seis capítulos la esencia de Vergüenza, junto a un especial de Navidad de mayor duración, con el que nos hemos propuesto aderezar las cenas familiares españolas; que todo el mundo pueda sentirse identificado, porque la vergüenza en Navidad es vergüenza al cuadrado.  

Es un flashbackpuntualiza Cavestany-. Una historia que ocurre entre la primera y la segundatemporada. Es más una decisión conceptual que no sabemos explicar ni continúa la trama, sino que hay que ubicarlo en una elipsis. Mientras que la segunda temporada es más narrativa y pone el énfasis allí donde es necesario, evitando que acabe siendo una sucesión de sketches.
A partir de ahí –interviene Fernández Armero-, se trata de hacerlo pasar bien ymalal espectador. En esta temporada hemos querido hacer crecer a los personajes y les hemos hecho padres por duplicado, pero también ha crecido su entorno; relacionándose con nuevas parejas que funcionan como la familia gañana y la guay.
“L
a primera temporada la vio mucha gente y tuvo buenas críticas -continúa Cavestany-, pero cuando comenzamos a trabajar en la segunda estaba la sensación de que no teníamos ninguna bula, ni nada garantizado de antemano por el hecho de que la primera funcionara. Había que hacer todo de nuevo y además en un panorama televisivo en el que cada semana se estrena varias series, con alguna que da la vuelta a todo. Así que Álvaro y yo, de una forma muy comprometida, le dedicamos mucho tiempo, planteándonos seguir haciendo gracia y a la vez contar algo; que la serie avanzara, que fuera a algún sitio y con algún sentido. Pero a veces es difícil ponerle la gracia. Lo hemos intentado. Creemos tener una temporada más compacta que permite contar las cosas de una forma más concisa. Y a la vez, creemos que hemos llegado muy lejos. Personalmente he expresado mis miedos -que sigo teniendo- sobre alguna secuenciapero la cosa ya está hecha

Vergüenza
Vergüenza2 flanqueada por Araújo y Angulo, productores

Y es que en esta temporada2 hay alguna escena de auténtica vergüenza, como confiesa Malena Alterio al recordar que después de una escena del capitulo seis, ¡el equipo no nos miraba a los ojos tras el rodaje! Me figuro que esa es la síntesis de Vergüenza. Para mi ha sido como una terapia de esas, de tratamiento de choque, porque yo soy muy tímidaEs una escena que dará mucho que hablar y eso es bueno. Nosotros estamos muy expectantesLa escena en cuestión -cuenta F. Armero– queríamos dirigirla los dos, pero Juan pensó que quizás yo no estaría fino. Al final estuvimos los dos y tras el primer pase para hacer las marcas, me acuerdo que al quitarme los cascos pregunté ¿pero es esto? Juan dijo que así lo que teníamos escrito y entonces asumí que eso debía ser, pero me quedé realmente acongojado”. 
Para Álvaro y para mí -vuelve a opinar Cavestany-, la provocación no es el objetivo, sino buscar la verdad de las cosas en todo momento. Es cierto que a veces son cosas increíbles, pero es de agradecer ver a unos intérpretes tan rigurosos y atrevidos.
Yo cuando leo los guiones -interviene Javier Gutiérrez y más conociéndoles, imagino que van de hongos alucinógenos. Y que cuando les baja el efecto, a la hora de rodar, son conscientes de lo que han escrito y entonces con todo ya montado, se echan las manos a la cabeza.

Así entre risas, las palabras ‘miedo’ y riesgo se repiten en cada intervención. También las admiraciones y agradecimientos al apostar por esta vergonzosa y divertida aventura.

Es una temporada más provocativa -sigue comentado Gutiérrez-, incluso más extrema; cosa ya difícil, viendo la primera. Hay que mencionar a Movistar por el riesgo tomado y la labor de Álvaro y Juan como guionistas y directores, porque han llegado una excelencia apabullante que vivo desde dentro y como espectador de esta serie. Pero sobre todo, en esta temporada, me gustaría destacar el trabajo de Malena Alterio. Está en las quinielas de los premios desde hace tiempo, pero este año se los va a llevar. El trabajo de casting es muy bueno; cada uno está en su punto de cocción, pero el de Malena, insisto, es excepcional”. 

verguenza serie
Malena Alterio y Javier Gutiérrez

También los nuevos fichajes del reparto confiesan haber disfrutado siendo público y ahora partícipes Nos hemos divertido mucho yendo al límite -dice Teresa Cuesta, mitad de la pareja gañana junto a Pol López-. Mi personaje es una mujer que no tiene filtros y dice lo que piensa, sin pensar si está bien o mal; ella dice lo que siente, sin ninguna autocrítica. Ha sido muy divertido jugar a eso. Además yo era seguidora de la primera y estar en la segunda, ¡me ha encantado!
Al igual que a Jaime Zataraín, fan de la serie y nuevo miembro, quien destacalo fácil que ha sido trabajar haciendo una cosa tan al límite, y con un equipo con un criterio de realidad tan heavy. Ha sido genial ver cómo manejan la comedia a ese nivel”.
“¡Qui
én nos lo iba a decir! Cuando hace años nos hacíamos despachos para ver qué podíamos hacer con ese piloto -dice López Lavigne, productor-. Ahora y tras un año, tenemos segunda temporada, mientras en Latinoamérica también está gustando”. 

Llegando al término del encuentro, Araújo comenta que “se están negociando acuerdos para otros países, aunque el formato de comedia es difícil de exportar. Hay ganas para un tercera temporada, pero antes debemos ver cómo funciona ésta con el nuevo formato. Como usuario creo que cuanto más puedes concentrar el visionado, mejor”.

Ideas no faltan para este esperpento actual de radiografía social y reflejo personal.
Sin embargo ya no serán aquellas
 de la primera lista de bochornos, que la pareja de directores nos confesó cuando les entrevistamos por el estreno de Vergüenza Muchas siguen siendo autobiográficos, pero de la observación del entorno de cada uno, del ojo periodístico. Luego, además, está esa fantasía perversa del qué podría haber pasado si no lo hubiera sabido gestionar. Y ahí se produce cierta catarsis –cuenta Cavestany al final-. Yo me he acostado muchas noches con las manos en la cara, diciendo, pero ¿qué he hecho?, ¿cómo he podido decir eso? Me pasa mucho y supongo que con los años, piensas: Tengo que hacer algo con esto’… Quizás lo más chocante de la serie sea que los problemas que atraviesan los personajes no son los habituales en la comedia; ni son de acción, ni anecdóticos. Son problemas que están metidos dentro de los miedos y las limitaciones de cada uno. Y ahí es cuando se produce la empatía, que hace que te importa lo que le pasa al personaje…”  

Una empatía a prueba de grandes intérpretes y de la más alta Vergüenza.
Disfrútenla en tres horas con sus seis episodios, que ya habrá tiempo para digerir lo visto antes del especial navideño -que seguro, nos salvará de la vergüenza propia- sin censura y con gracia.

 

Mariló C. Calvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *