¡NOP!: Fenómenos extraños en el rancho

Y eso es todo lo que se podría decir de ¡Nop!, la película más extraña y más absorbente del verano, para no desvelar nada de ella. Es el nuevo trabajo de Jordan Peele, director de Déjame salir y Nosotros. Como director solo tiene tres películas, incluida ésta, pero desde la primera, con la que obtuvo un éxito descomunal, el Oscar al mejor guión original, escrito por él mismo, y tres nominaciones más -película, director y actor protagonista para Daniel Kaluuya- su nombre ya es mítico en la industria y sus películas se esperan con verdadera expectación.

Y no suelen decepcionar. Ni tampoco ser convencionales. En Déjame salir abordaba la envidia a la raza negra por parte de la blanca de una manera terrorífica y sensacional. En la segunda nos mostraba a nuestros dobles en la vida y nos contaba por qué nosotros éramos nosotros y no ellos. Y nos dejaba con la boca abierta. Y ahora trata el fenómeno OVNI como nunca antes director alguno nos lo había mostrado.

Keke Palmer y Daniel Kaluuya interpretan a los hermanos Haywood en NOP
Keke Palmer y Daniel Kaluuya interpretan a los hermanos Haywood

¡NOP! se titula así porque… vayamos al origen del proyecto: inicialmente se pensó que ¡NOPE!, título original, no el acortado español, era el acrónimo de Not Of Planet Earth (No del planeta Tierra) o Not Our Planet Earth (No de nuestro planeta Tierra) pero luego, tras haber anunciado el proyecto sin título en noviembre de 2019, y de habérselo puesto en julio de 2021, poco antes de empezar a rodarla, afirmó que la llamó así porque era la reacción, coloquialmente hablando, que esperaba tener del público que la viera. La historia del acrónimo quedaba bastante mejor, aunque si fuera esa la cierta no tendría sentido su reducción en España.

Aquí vuelve a contar con la presencia del fabuloso Daniel Kaluuya, actor y modelo británico que nos descubrió en Déjame salir. Junto a él, sufrimos por lo que tiene que pasar allí, y aunque no estuvo en Nosotros, lo vimos ganar un merecido Oscar al mejor actor secundario por Judas y el Mesías Negro. En ella nos contaban los orígenes del partido Pantera Negra y los sucesos reales que llevaron al asesinato de su líder en Illinois, papel que interpretó Daniel con una brillantez contundente. Ahora, Kaluuya y Peele se reencuentran en el que supone otro registro, totalmente distinto, para este titán de la pantalla.

En ¡NOP! se mete en la piel de O J Haywood Jr, quien es testigo de los fenómenos extraños que acaban con la vida de su padre, Otis Haywood (Keith David) cuando le caen del cielo unos objetos, uno de los cuales lo hiere mortalmente. Era el dueño de un rancho en California cuyos caballos entrenan para producciones televisivas. Ese es su modo de vida. Una vez desaparecido su padre, tanto O J -Otis Jr- como su hermana Em -diminutivo de Emerald (Keke Palmer)- intentan seguir con ella en Hollywood, pero un desafortunado incidente hace que ambos tengan que cambiar su rumbo. Y como los fenómenos extraños no cesan, los hermanos deciden enfocarse en descubrir qué ocurre y en conseguir pruebas de que, efectivamente, algo está ocurriendo.

¡NOP! es una película extraña. No es lo que esperas de una cinta de ciencia ficción, pero tampoco La llegada era convencional y no solo fue un éxito sino que se convirtió en un título de culto y en uno de los trabajos más alabados de la carrera de Denis Villeneuve. Aunque también es verdad que no tiene ninguno que no haya sido aplaudido. Es, como Peele, de los grandes del cine contemporáneo.

Los hermanos Haywwod junto al experto en tecnología Angel Torres 
(Brandon Perea), un personaje secundario fabuloso en el film NOP
Los hermanos Haywwod junto al experto en tecnología Angel Torres
(Brandon Perea), un personaje secundario fabuloso en el film

Con ¡Nop! Peele ha logrado una de las historias de ciencia ficción más originales del celuloide. Cómo aborda el tema de las naves espaciales y lo que son capaces de hacer, mostrando poco y sugiriendo mucho, es digno de aplauso. Lo que plantea es más terrorífico que lo que podríamos llegar a ver, y eso, aunque no sea bienvenido por aquellos a quienes puede la curiosidad, para el cine y el poso que éste nos deja con el paso del tiempo, siempre es más conveniente. Las películas sugerentes crecen en nuestro recuerdo. Muchos creen que le han visto la cara al niño de La semilla del diablo pero Roman Polanski no la mostró nunca. Tal es el poder de las imágenes que creamos en nuestro cerebro sin que las hayamos realmente contemplado.

Aún así, Jordan Peele nos enseña, y por eso ¡Nop! funciona tan bien, una atmósfera enrarecida, unos fenómenos extraños que a todos nos tendrían en vilo y nos harían estar pendientes de ellos. Desde los tiempos remotos en los que los flashback nos van situando, para que tengamos claro que no solo les pasan cosas raras en el presente sino que vienen de años atrás, comprobamos que en estos montes de la California vaciada los seres de otro mundo ya dominaban el ambiente y propiciaban comportamientos inexplicables.

Si uno se deja llevar por este nuevo punto de vista sobre el fenómeno OVNi, sale de ¡NOP! encantado. Esa es la idea, aunque Jordan Peele lo niegue. Pero es probable que una visión tan vanguardista provoque rechazo, y el título sea lo que se responda cuando nos pregunten si nos ha gustado. Y no se merece esa negativa. Deberíamos decir ‘¡SIP!’ al unísono.

Silvia García Jerez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.