Entrevista a NIEVES ABARCA sobre su novela VORACES

Los vampiros nunca pasan de moda. Series como la última de la BBC-Netflix, Drácula, lo demuestran. Hay muchos tipos de vampiros y criaturas de la noche. Pero siempre nos gusta reencontarnos con esas historias góticas ambientadas en la época victoriana. Y, Nieves Abarca, ha sabido crear una novela que mezcla realidad y ficción, personajes históricos y fastásticos, en su última obra, Voraces. Aquí la entrevista a la autora.

– ¿Cuál fue la inspiración para crear la misteriosa historia alrededor de Wellington?

La inspiración para la historia de Wellington vino de las novelas de aventuras que leía de niña, de las Joyas Literarias Juveniles. Sobre todo de «Ella» de Rider Haggard. Y por supuesto las novelas de vampiros, como «El vampiro» de Polidori o el mismo Drácula. Wellington es una figura muy novelesca, además de ser un galán y un héroe de guerra. Lo tenía todo. Era el hombre que venció a Napoleón. Poco más se puede decir.

– ¿Fue difícil documentarse sobre las costumbres inglesas en el siglo XIX?

Fue más difícil documentase sobre las costumbres gallegas. Los ingleses tienen obsesión con el mundo victoriano y lo complicado es discriminar entre tanta información. Acabé en Londres buscando cementerios, la casa de Wellington, museos de ropa…y luego en España, el Museo del Romanticismo.

– En esta sociedad actual, tan concienciada con el feminismo, ¿es Juana de Vega un referente o solo una mujer fuerte de su época?

Juana de Vega era un referente en la lucha por los derechos de las mujeres. Y además hacía lo que le daba la gana, no solo por su dinero que le venía de familia, sino también por su carácter liberal. Era íntima de Concepción Arenal. En Galicia siempre ha habido una tradición de mujeres fuertes y decididas.

– ¿Desde cuándo tienes tanto interés por la literatura gótica?

Desde muy niña, no es nada nuevo. En casa me llamaban Draculita y por lo visto la noche anterior a mi nacimiento entró un murciélago en casa. Cuando en España era muy desconocida ese tipo de literatura (salvo Poe) yo ya había buscado todo: El Castillo de Otranto, Melmoth el errabundo, El monje, El hombre de la arena, Carmilla…siempre he sido carne de la Hammer y de Valdemar.

– Nieves, ¿crees que es Galicia una buena localización para una novela gótica?

Galicia es perfecta. Niebla, humedad, la Santa Compaña…De hecho tanto Valle-Inclán como Emília Pardo Bazán escribieron relatos y obras góticas increíbles ambientadas aquí.

– ¿Fue difícil mezclar realidad y ficción en Voraces?

Me salió solo. El problema era como se iban a tomar los lectores el atrevimiento de poner a Espronceda-Vampiro o Wellington como un villano gótico, además de meter una trama de terror. Pero me pudo más la imaginación que el pudor. Para mí en el siglo XIX está todo unido, es algo inseparable. El terror, el Romanticismo, la pasión, el heroísmo…

– ¿Cuántas horas pasaste ante el cuadro de Gisbert? ¿Y qué te susurraban sus protagonistas?

Pasé muchas horas delante de ‘El fusilamiento de Torrijos’. Y lloré mucho. Hace poco estaba expuesta en El museo Del Prado la carta de despedida a Carlota y me caían los lagrimones. Tengo que agradecer que en esa sala del museo haya bancos. Aprovecho para pedir bancos en los museos. Hacen mucha falta para disfrutar del arte.

Esta entrevista a Nieves Abarca nos ayuda a conocer mejor a la autora de Voraces. Pero pueden disfrutar de otras novelas suyas. No se las pierdan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *