Madness – Noches del Botánico

Decía el tango que 20 años no es nada, pero tengo que decir que para Madness, 10 años sí son algo: Decíamos ayer que en la Riviera me supieron fantásticos, y mientras calentábamos la previa con música de ambiente como el “Stand By Me” de John Lennon o el “Stay With Me” de los Faces, esperaba algo al menos igual, no es cuestión de pedir más.

Ambiente festivo variado -hasta algún político del PP famoso por su lengua viperina- y sobre todo fans y ex skataliticos talluditos, muchos con el fez rojo que vendían de merchandising puesto en la cabeza. La entrada al escenario con secuencia de trompas romanas en la pantalla presagiaba algo glorioso, y empezar con “One Step Beyond” es garantía para ganarse al público desde el primer momento. Sin embargo, varios factores hicieron que me quedara un sabor de boca más regulin, que no malo: Por un lado, el inexplicablemente volumen bajo y mal mezclado de todo (instrumentos y voz), como si no quisieran molestar a los nulos moradores de la vecina facultad de Biológicas, hace que este tipo de música pierda impacto, porque como hilo musical no se le saca partido.

Madness La Cronosfera
Madness – Noches del Botánico 2019 (Foto: Javier San Vicente)

Se notó la ausencia de Chas Smash, que en la Riviera le daba mucha vida al directo (es voz principal en algunas de las más conocidas) y hacía bien su papel de animador cuando Suggs estaba más indolente o dando cuenta del vodka con naranja, como el que se tomaba ayer durante la actuación. El percusionista que apareció ayer como para suplir esta ausencia, tampoco aportó NADA al sonido de Madness. Por otro lado, creo que pudieron mejorar un repertorio donde, celebrando 40ª Aniversario, las canciones de los últimos discos, siendo buenas para lo que se hace hoy en día, tuvieron demasiada presencia en detrimento de otros clásicos u otras que finalmente tocaron que siempre me parecieron facilonas, aunque no faltaran las imprescindibles (ver setlist en fotos).

Madness La Cronosfera
Setlist Madness (Foto: Javier San Vicente)

La sensación de que tanto Suggs como Lee, el gordito saxofonista (bajista y guitarrista quedaron de comparsas por lo que comento del sonido) parecía que habían venido al concierto cual típicos guiris británicos que vienen a Benidorm, a hacer sus gracietas de borrachines perezosos, en lugar de entregarse más con el público. En suma, parece que ya va pasando el tiempo por ellos, y futuros conciertos no tiene pinta de que vayan a mejorar esta experiencia. Pero aún así lo pasamos bien, un repertorio con canciones que siempre me han emocionado a veces hasta la lágrima nostálgica (por nombrar algunas variadas, «One Better Day«, «House Of Fun» «It Must Be Love» «Baggy Trousers» «Our House»…) ya vale la entrada, y con las animaciones gráficas pensadas adhoc para cada canción desembocaron en un buen espectáculo. Que por cierto, terminó al son del “Always look at the bright side of life” de “La Vida de Brian”.

Javier San Vicente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *