LAURE CALAMY: Las tareas domésticas las sigue realizando la mujer

Eric Graver y Laure Calamy, director y guionista el primero y actriz protagonista de A tiempo completo la segunda, han pasado por Madrid con motivo del estreno de la película, un film sobresaliente acerca de tres días en la vida de una mujer que no puede con tantas cargas y que aún así se las arregla para hacer todo lo que debe. Claro, con ayuda. La Cronosfera ha entrevistado a los artífices de esta joya del cine francés que ahora llega a las salas.

La actriz Laure Calamy estuvo en Madrid
junto al director de la película, Eric Gravel

La Cronosfera: ¿Buscan películas con contenido social o qué les llevó a rodar una película con bastante contenido político y de denuncia?

Eric Graver: No realmente, no estoy tanto en la denuncia, pero sí que podría decir que es una película un tanto militante o con cierto ‘militantismo’. En el sentido de que intento hablar de este tema, del que realmente poco se habla ni en televisión ni en el cine. Estas mujeres solas, que están educando solas a sus hijos y que viven lejos, en el campo, porque no pueden vivir en la gran ciudad, y para mí era un poco como cuestionar todas estas cosas. La película, y la historia, intentan plantear una serie de preguntas sin dar respuestas. Pero quizá gracias a esta obra, y este es mi militantismo, se hable más de todo esto a nivel colectivo.

Mi idea era hacer una propuesta con el lenguaje cinematográfico, más que presentar una película social. Tratar un tema social de una forma cinematográfica, una historia que de esta forma tenga más impacto. Quizá era esa mi intención, más que tratar el tema de las madres solas que tienen esta vida tan difícil: hacer una propuesta cinematográfica interesante para que se empiece a hablar más de este tema.

La Cronosfera: A raíz de esto, en la película se nota una rapidez interna que creo que se consigue también a través de la música. ¿Cómo trabajaste con Irène Drésel, la compositora de la banda sonora?

Eric Graver: Realmente creo que la velocidad no la da la música. De hecho, yo monté la película sin música. Creo que el ritmo frenético lo da el personaje, y eso es lo interesante. Luego llamé a Irène Drésel porque yo ya sabía que quería su tipo de música, la música electrónica. Y vino con sus instrumentos y compuso la banda sonora, pero para adaptarse y encajar en el ritmo que ya tenía en el personaje de Julie.

La Cronosfera: Para Laure, ¿cómo se preparó para este personaje físicamente? Porque siempre la vemos corriendo, incluso por los pasillos del hotel en el que trabaja.

Laure Calamy: Es verdad que en la película se me ve continuamente corriendo pero en realidad esto son tres tardes de rodaje. Además yo soy una persona deportiva, me encanta el sprint. Adoro correr. Y además era casi un reto para mí y agotaba al operador que iba detrás con la cámara. (Risas)

Por otro lado, tuve que preparar el trabajo de estas mujeres que hacen las habitaciones en los hoteles de lujo, las kellys, como las llamáis aquí. Yo no soy una persona nada obsesiva, como son ellas, que son muy precisas. Entonces estaba claro que necesitaba una preparación porque yo no tenía ninguna experiencia. Lo que hicimos fue que me fui a trabajar dos días al hotel Bristol de París y tengo que reconocer que la primera vez que vi hacer una cama, entre dos mujeres, con esa precisión, me pareció una coreografía preciosa y rapidísima. Lo hicieron en muy poco tiempo y además nos pusimos a aplaudir por la maravilla que era poder verlo.

Además, creo que muchas veces no nos imaginamos cómo son las habitaciones y las suites de estos hoteles, porque hay algunas que tienen 200 m2 y que están llenas de objetos de arte, de objetos de valor y de un montón de cosas. Trabajamos mucho los baños, por ejemplo, porque un baño ahí podía ser como esta sala, a lo mejor. Son tres o cuatro veces los espacios donde nosotros vivimos.

Luego, por contaros una anécdota, cuando estaba con ellas me decían que tenía que tener mucho cuidado con los objetos de valor y que tenía que verificarlo todo, que tenía que mirar en todas las cajas, en todo lo que tuviera una tapa, porque muchas veces dejan una trampa dentro los clientes, para comprobar si hemos pasado y hemos hecho bien la limpieza. Esto me pareció impresionante y de hecho lo recogemos en la película, porque es increíble lo mezquinas que pueden llegar a ser algunas personas adineradas.

La Cronosfera: Hacen falta más directores como Gravel, que hagan películas con mujeres de más de 30 años.

Eric Gravel: Me da la impresión de que cada vez hay más películas y más series que presentan personajes femeninos muy interesantes. En mi caso no he hecho ningún alarde de militarismo ni he decidido contar la historia de una mujer de más de 35 años. Yo he escrito una historia que me gustaba con un personaje que me gustaba y sobre el que quería hablar. Pero sí, existe un movimiento para tener más mujeres en la industria del cine, detrás de la cámara. Es cierto que existe en Francia igual que existe en España.

Laure Calamy: Es verdad, cada vez hay más directoras y más distribuidoras. La distribuidora francesa de esta película la llevan dos mujeres. En Francia cada vez hay más productoras y más guionistas mujeres. Y la verdad es que es muy simpático por tu parte hablar de mujeres de más de 30 años, pero quizá haya que decir que es de más de 40.

La Cronosfera: Es que antes hacían las películas con gente de 20. Y no son tan interesantes.

Laure Calamy: Pero hay muchas historias que se cuentan ahora de mujeres de 35 ó 40. Cuando entras en los 50 ó 60 ya es más raro verlas, pero el cine tiene un gran potencial para contar ficciones de mujeres, porque el ser humano se puede replantear muchas cosas a través de estos papeles femeninos.

La Cronosfera: Me gusta mucho que hayáis intentado hacer una desmitificación de la liberación de la mujer. Aquí la mujer está hasta arriba de cosas que hacer, incluso tiene que mentir en su vida diaria para poder sobrevivir, mientras el hombre no está. Me gusta mucho que una película mire de frente a un problema tan real, más allá de lo que nos venden: que es posible que la mujer se incorpore al mercado laboral sin que el resto de sus tareas se vean afectadas. Porque no es verdad.

Eric Gravel: Lo que cuento es la historia de un personaje. Lo que he hecho es escribir un guión y dirigir a una actriz. No le he dicho a la actriz: ‘tú eres un concepto’. No, este es un personaje, y ese personaje es verdad que puede ponernos frente a situaciones comunes para todos y hacernos pensar al ver a esta mujer persistente que no quiere dejar aquello por lo que lucha. Y además, organiza el cumpleaños de uno de sus hijos, no se deja nada, no se queda en un punto intermedio. Va a por todas. Eso era interesante contarlo como personaje. Aunque luego es verdad que el equilibrio de este personaje, como persona, es difícil, y nos interpela un poco a todos.

Laure Calamy: Yo lo que he querido darle a este personaje es la carga mental de estas mujeres que en una jornada hacen varias. Cuando llega al trabajo ya lleva horas con los niños, dándoles de desayunar, dejándolos en casa de la vecina, cogiendo el tren para desplazarse… en una jornada hace al menos tres. Y esto es una realidad social. Y en su caso, ésta mujer está separada pero en muchos casos reconozcamos que las tareas domésticas las sigue realizando la mujer. Esto se cuenta claramente en esta historia. Y pocas veces se habla del vínculo que existe entre el trabajo que haces y la ambición personal que tienes, sobre todo en las mujeres. Se habla más en los hombres, pero no en la mujer.

La Cronosfera: ¿Habéis intentado, pese a todo, ser positivos a pesar de lo dura que es la película?

Eric Gravel: No lo sé. Cuando escribí la película lo que quise mostrar es que nada es lo que parece. Porque las cosas no son sencillas. Esta mujer tiene que pasar por mentir a los demás, usar a los demás e incluso ella misma crearse problemas continuamente, a sí misma y a quienes están en su entorno. Y también introduce ciertas contradicciones, porque en la película hay una huelga y ella misma tendría que haberla secundado, pero no puede. No, no tengo claro que esta película sea muy positiva.

Silvia García Jerez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.