El oficial y el espía: el caso Roman Polanski

Tras la desastrosa Basada en hechos reales, Roman Polanski vuelve a ser su mejor versión. Y curiosamente, lo consigue reconstruyendo el polémico y popular caso Dreyfus. El oficial y el espía es un drama histórico con tintes de suspense e intriga, que bien podría tener como trasfondo al propio director. Y es que se puede apreciar un paralelismo entre el realizador de origen polaco y el capitán francés Alfred Dreyfus: ambos defenestrados y exiliados, eso sí, por causas muy distintas, pero los dos amparándose en el antisemitismo como detonante de la acusación.

Pero dejando esta teoría a un lado, y centrándonos en la película en sí, no podemos sino levantarnos de la butaca para aplaudir a un Polanski, que a sus 86 años, sigue teniendo el pulso para filmar una preciosista película de innegable calidad audiovisual. Un cinta de espionaje que se sitúa en el primer escalón de su extenso e inolvidable trabajo. Un Polanski que recoge el testigo de Abel Gance para reabrir un caso, que en su momento reveló públicamente Émile Zola con su Yo acuso, o J’accuse (título original de la película) en francés.

Jean Dujardin es Georges Picquart
Jean Dujardin en su interpretación más humana.

Aún así, Alfred Dreyfus: Louis Garrel, queda relegado en un segundo plano, y es que paradójicamente, el protagonismo recae sobre Jean Dujardin, quien ofrece una de sus mejores interpretaciones al dar vida al coronel Georges Picquart. Un personaje de sólidos principios éticos, honorable y leal, pero contradictoria. Es decir, un antihéroe mayúsculo y arquetípico, que agradecemos sea el hilo conductor de esta enrevesada trama. El resto del reparto, lo completan Mathieu Amalric y Emmanuelle Seigner: habituales del cine de Polanski.

Para el disfrute de cualquier espectador, como siempre ocurre en su cine, la inteligencia narrativa y el preciso manejo de la cámara se dejan apreciar. Esto es de agradecer en una industria en la que cada vez se pierden más voces. Otro punto a favor es su sólido guion, que sumado a un diseño de producción sobresaliente, consigue plasmar y trasladarnos a ese final de siglo con un una estética naturalista que no puede ser más acertada. En definitiva, El oficial y el espía es, sin duda, la película ideal empezar este 2020, que esperemos mantenga este nivel para lo que resta de año.

Guillermo Asenjo Lara


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *