JOSÉ LUIS CUERDA: Estoy encantado de la colaboración con Joaquín Sabina

Tiempo después es una joya, una película única nacida de la pluma de un genio, José Luis Cuerda, que retoma el universo de su mítica Amanece que no es poco y hace de su nueva entrega un batiburrillo surrealista lleno de buen criterio, como es su costumbre, para darle palos hasta a su propia sombra con la ayuda de actores y cómicos conocidos con los que identificar mejor una historia que no por lejana en el tiempo nos es menos ajena. Con su guionista y director nos juntamos unos cuantos medios para preguntarle por una película que llega a la cartelera un día que parece buscado a propósito para el humor que la cinta contiene: el 28 de diciembre.

José Luis Cuerda en el rodaje de TIEMPO DESPUÉS
José Luis Cuerda, en primer término, en el rodaje de TIEMPO DESPUÉS

Pregunta: Después de Amanece que no es poco regresas 30 años después con una secuela espiritual…
José Luis Cuerda: ¿Quién se habrá inventado lo de la secuela espiritual?
Pregunta: En el trailer lo pone, pero en el propio microcosmos de la película, da la sensación de estar viendo algo parecido.
José Luis Cuerda: Es que la ha escrito el mismo guionista y la ha dirigido el mismo director. Ese es el quid de la cuestión.
Pregunta: ¿Resulta difícil volver a algo muy parecido?
José Luis Cuerda: ¿Te parece muy parecido?
Pregunta: Sí, me parece que el universo es el mismo, la sociedad es la misma, las críticas…
José Luis Cuerda: Eso me gusta. Es congruente.
Pregunta: ¿Se ha necesitado mucho tiempo de ensayos con los actores con un guion que cuenta con palabras tan rimbombantes?
José Luis Cuerda: No, no ha sido nada difícil. Asumieron el texto, lo hacen suyo… Tened en cuenta que el animal más frágil de la creación es el actor, que no está nunca seguro de si lo que está haciendo es lo mejor que se puede hacer a partir de ese texto. Pero es así. O yo lo veo así.
Pregunta: ¿Cómo fue el proceso desde que surgió la idea para la historia? ¿Hubo muchas negativas por el camino para conseguir sacarla adelante?
José Luis Cuerda: Yo no hice la gestión de producción. Yo escribí un guion y sobre ese guion opinaron… en aquellos tiempos, para conseguir la subvención del Ministerio de Cultura, había que llevar una fianza intelectual. Es decir, tenías que tener un padrino que dijese que lo que tú habías presentado valía la pena. En mi caso fueron Vargas Llosa e Ian Gibson, el hispanista. Decían que yo era un puntal de la cultura europea actual, así que yo me quedé patidifuso. No me acuerdo de quién fue quien lo dijo de los dos, pero yo dije que no era un puntal sino que era un puntual. Pero es mentira, porque llego antes de tiempo. Soy un acelerado y un ansioso, con lo cual tampoco soy puntual. Pero más vale pasarse por exceso.

La limonada, centro de las tensiones de TIEMPO DESPUÉS
La limonada, centro de las tensiones de TIEMPO DESPÚES

Pregunta: En la película pinta un futuro bastante negro. ¿Por qué y por quiénes?
José Luis Cuerda: No soy historiador, no soy sociólogo, entonces te voy a contestar por aproximación. Porque estamos en manos de seres humanos y los seres humanos somos frágiles, quebradizos, y algunos, canallas. Hay menos canallas que mala gente pero a veces se singularizan mucho y son muy llamativos. Y montan guerras y se matan unos a otros.
Pregunta: Hay un momento en la película en el que el personaje de José María le dice a una monja que aquí luchamos por lo que hay, que las banderas crean conflictos y desunen.
José Luis Cuerda: A mí me parece que las banderas y los escudos son simplificaciones insultantes. No hay bandera ni escudo que sea lo que se pretende que sea: lo más glorioso, vistoso y eficaz. Yo no creo en esas simplificaciones. Son peligrosas.
Pregunta: ¿Hizo casting para confeccionar el reparto?
José Luis Cuerda: No, eché mano de los actores que conocía, y con algunos no había trabajado antes, pero lo que sí calibré fue su calidad interpretativa.
Pregunta: La película refleja la diferencia entre los ricos y los pobres…
José Luis Cuerda: La realidad es peor todavía que en la película.
Pregunta: Es curioso porque la historia la escribiste hace tiempo y hay como algo profético.
José Luis Cuerda: Es una prolongación que se hace de una historia o de una lógica interna en comportamientos. Si lo he escrito bien, como yo quería escribirlo, está reflejada en eso que cuentas.
Pregunta: ¿Crees que va a ir a peor?
José Luis Cuerda: El paso del tiempo suele ser demoledor. En todo. Os lo digo yo, mamomes, que tengo 71 años. (Risas)
Pregunta: ¿Cómo fue la colaboración con Joaquín Sabina, que tiene un tema en los créditos finales de la película?
José Luis Cuerda: Una cosa maravillosa. Una letra maravillosa y una música de Lucio Godoy que es un músico maravilloso. Estoy encantado de la colaboración con Sabina. Fue por mediación de Carmela (Martínez Oliart, hija de Sabina y productora de la película)

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *