ANATOMÍA DE UN DANDY: Francisco Umbral, Francisco Umbral y Francisco Umbral

Se dice del Dandy que es especialmente refinado en los modales y el vestir. Un adjetivo divo que, sin embargo, no hace justicia a un personaje tan atractivo y misterioso como cabrón.  Alguien que, al igual que Sabina o Almodóvar, ha conseguido retratar mejor que nadie ese Madrid ochentero que parece imborrable incluso para todos esos que no lo vivimos. De hecho, movida, fue un término acuñado por él.

Anatomía de un Dandy: una vida sin respiros donde, este amante de la poesía y talento autodidacta, de niño ya era un lector compulsivo, se codeó en el “Café Gijón” con la flor y nata de la literatura española de los años sesenta. Un oficio diario qué junto a ese talento desbordante, más de 10.000 artículos en todo tipo de medios (ABC, El país, El mundo…) y casi 200 novelas escritas lo avalan, hizo que obtuviese la máxima distinción de la literatura española: Premio Miguel de Cervantes en el año 2000.

El documental, presentado en La Seminci (Festival de cine de Valladolid) este año y de donde era su amigo Miguel Delibes, recoge las andanzas, los deseos y los temores de una personalidad glamurosa, pero rellena de porcelana. Y es que sus libros, según reconoce, se nutren de experiencias personales: El hijo de Greta Garbo, Mortal y rosa

Pero por desgracia y citándole, autores como Cervantes o Valle Inclán son más reconocidos por su manquedad o barba que por su obra literaria. Una máxima que también se cumple con Francisco Umbral, ya que la mayoría, me incluía, sólo le conocía por su archiconocida declaración: “Yo he venido a hablar de mi libro” que hizo en el programa de Mercedes Milá. Por todo esto considero que es un gusto encontrarse películas que consiguen acercar los mitos a la gente y en particular los libros a una juventud no tan acostumbrada a ellos.  Porque “Todos los libros que he escrito merecen la pena porque los he vivido”. Francisco Umbral.

Guillermo Asenjo Lara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.