JULIÁN VILLAGRÁN: Le tengo un cariño enorme a Velázquez

Cuando los ángeles duermen llega ya a nuestras pantallas. Es una de las películas del año, un thriller angustioso con un final que no te dejará indiferente. De ella, de la cinta, hablamos con su director y guionista, Gonzalo Bendala, y con sus intérpretes, Julián Villagrán, al que muchos conocen por su Velázquez de El Ministerio del Tiempo, pero que en su larga trayectoria ha demostrado ser capaz de interpretar todos los registros, caso del que nos ocupa en esta película, y además hemos charlado con Marian Álvarez y Ester Expósito, esposa y adolescente antagonista de Julián respectivamente.

Gonzalo Bendala, guionista y director
Gonzalo Bendala, guionista y director de la película

 

 

GONZALO BENDALA

La Cronosfera: Cuando los ángeles duermen es un poco como La cabina, que nace del final para llegar al principio.
Gonzalo Bendala: Totalmente. Sin ese final no tiene sentido hacer esta película. Tenía que acabar así. Desde el principio, desde que estábamos financiando la película, tuvimos muchos problemas con el final. Pero si cambiaba el final la película no tenía sentido.
La Cronosfera: Llegar a ese final es darse cuenta de que lo que cuenta la película ocurre en la vida real.
Gonzalo Bendala: Yo estoy convencido. No conozco el caso pero estoy convencido de que esto ha ocurrido o cosas muy parecidas a estas. Casos que escuchamos de toda la vida en los informativos tienen unas características comunes que pasan siempre y no tienen explicación, así que yo traté de dársela.
La Cronosfera: ¿Rodasteis cronológicamente?
Gonzalo Bendala: En la medida de lo posible intentamos agrupar cronológicamente las localizaciones para facilitar la tarea de los actores.
La Cronosfera: Ese momento en que la madre abre la puerta del cuarto de la niña me parece muy humano y se ve poco en el cine porque para esa altura de la historia las películas ya suelen haber olvidado a la madre.
Gonzalo Bendala: Creo que eso había que enseñarlo. Porque Silvia es su niña. Y de pronto cambia todo y era importante mostrarlo. Porque a pesar de todos los conflictos siempre recordará el momento en que la tuvo en brazos por primera vez.
La Cronosfera: El título de la película, Cuando los ángeles duermen, es precioso. Háblame un poco de él.
Gonzalo Bendala: Al principio el título era otro. Porque este es un proyecto tras el que llevo muchos años y antes se llamaba Cuando duermen los girasoles, porque los girasoles tenían más peso en la película. Lo que pasa es que cuando empecé con el proyecto empezaron a salir películas con Girasoles en el título, La noche de los girasoles, Los girasoles ciegos… unas cuantas. Entonces lo cambié y así tiene mucho más sentido porque la niña está preocupada porque su padre no está en casa y la madre está enfadada, pero con esa pregunta ella se pregunta también si en lugar de estar enfadada lo que debería es estar preocupada.

Marian Álvarez al teléfono
Marian Álvarez al teléfono en… casi todo el film

 

ESTER EXPÓSITO Y MARIAN ÁLVAREZ

La Cronosfera: Cuando os llega el guión, ¿qué pensasteis del guion y qué pensasteis de vuestros personajes?
Ester Expósito: Desde las separatas ya me encantaba mi personaje y lo que parecía que era la historia y la primera vez que leí el guión me fascinó todo. Cómo va la acción en in crescendo, la intensidad de los personajes, la oscuridad en la que te metes como un laberinto sin salida, y el final. Va a hacer pensar mucho y es muy original. Hace la película diferente a otras.
Marian Álvarez: A mí me lo propusieron y me dijeron que era un personaje pequeño pero que lo leyera. Y lo mismo. Aluciné. Porque es una película que te deja pensando, habla de muchas cosas y tiene un mundo interior muy intenso. Mi personaje me pareció muy interesante porque es el catalizador de todo lo que pasa. Germán hace lo que hace porque hay una Sandra, y el peso de esa familia. Y acabas empatizando con alguien que te crea mucho dilema moral.
La Cronosfera: Es que también ella tiene razón.
Marian Álvarez: Es que también hay que pensar que también las mujeres vivimos condicionadas por el hecho de ser mujer, con tantos peligros y tantos miedos que te encuentras sola con un señor e inevitablemente ella se pone en ese punto porque no sabes. Es que el hecho de ser mujer te pone en un nivel de alerta, que a veces te hace equivocarte, como lo que plantea esta película, pero es que la sociedad te empuja a eso. Vivimos en un continuo malestar.
Ester Expósito: Y tener que estar vigilantes continuamente para que no pase nada, y que mi personaje entre que acaban de atropellar a su mejor amiga, que está un poco colocada, es de noche, que te hace verlo todo peor de lo que realmente es, y encima te ves con un hombre, solos, incomunicada porque no tengo saldo en el móvil, y mi cabeza se pone a mil, estando también en shock.
La Cronosfera: En una época en la que todo el mundo se ofende por todo, ¿puede haber quien piense que el retrato de la adolescente es demasiado extremo?
Ester Expósito: Lo bonito de mi personaje era que lo entendía porque yo tenía la misma edad del personaje cuando lo grabé, 17, aunque ahora tengo 18. Y entendía eso de querer rebelarte, de mandarlo todo a la mierda, yo tengo la razón siempre, ese componente adolescente de odiar a los padres en ocasiones… Todo eso le hace ponerse una coraza para protegerse y luego estalla pero ve que ni siendo prepotente le vale para salir de donde está.
La Cronosfera: Marian, ¿cómo trabajaste con la niña?
Marian Álvarez: Fue fácil, la niña es una crack. Y es muy pequeñita. Entre el ensayo y el rodaje cumplió seis años. Y tiene una madre divina que es actriz también y ayudó mucho. Yo me pasé todo el rodaje hablando con nadie al teléfono, porque no estaba Julián al otro lado, y con una niña de seis años. Y lo disfruté. Era como una película dentro de otra película, porque ellos venían de rodar toda la peli de noche en exteriores y yo me incorporo en la última semana en una casita y de día, y me decían que era como otra peli. Yo me llevé la parte buena. (Y sonríe)
La Cronosfera: Marian, ¿tomarías la misma decisión que tu personaje?
Marian Álvarez: A veces las preguntas que te haces para entender el personaje no siempre tienen que ver con lo que tú harías. O igual es que no tengo ni idea. Yo llegué a la conclusión de que habría que ponerse en la situación. Porque es muy fácil, desde la distancia todos somos moralmente irreprochables, todos somos súper buenos… ¡una mierda! Hay que verse en las situaciones. Por un lado la entiendo. Era divertido estar en ese dilema.

Julián Villagrán, el protagonista
Julián Villagrán, protagonista de la película

 

 JULIÁN VILLAGRÁN

La Cronosfera: ¿Qué es lo que pensaste cuando leíste el guion y qué pensaste de tu personaje?
Julián Villagrán: Me sentí muy afortunado cuando lo leí, y de que me eligieran, porque me gustó muchísimo la historia. Creo que Gonzalo ha elaborado un guion que creo que hace años que escribió, y eso hace que esté muy bien armado. La película, y la historia y el personaje, y sobre todo me llamó mucho la atención el final. Me parece que hace pocas concesiones, que es bastante extremo, arriesgado y polémico, y eso me moló, la verdad. No es un thriller al uso.
La Cronosfera: Es que además se cocina a fuego lento.
Julián Villagrán: El espectador va a acompañar a los personajes y va a entender por qué hacen lo que hacen. Porque se cocina a fuego lento, en un crescendo muy marcado que no para de ascender en toda la película hasta llegar a un culmen muy extremo.
La Cronosfera: Es como estar viendo Expediente Marlasca.
Julián Villagrán: Por todo lo que vivimos. Lo que dices, es como Expediente Marlasca. Todos los casos que estamos viendo de violencia doméstica que ahora tienen tanta cobertura. Cobertura necesaria. Entiendes el miedo que puede tener el personaje de Ester ante un extraño que no sabe muy bien qué intenciones tiene.
La Cronosfera: ¿Qué fue lo más difícil, la parte física o la parte moral?
Julián Villagrán: La película sobre todo exigía un reto a nivel físico y de estado emocional. Fueron seis semanas de rodaje en exterior noche, que empezábamos a las siete de la tarde y hasta las siete de la mañana, y todo el tiempo los personajes están en un estado de afectación emocional tan extrema que mantener eso durante tanto tiempo, tantos días y tantas horas, de noche y estando tan cansados, suponía un gran reto. Pero lo he disfrutado muchísimo. Ha sido el trabajo más difícil que he hecho en mi carrera pero estoy muy contento con el resultado.
La Cronosfera: ¿Para ti es un antes y un después en tu carrera?
Julián Villagrán: No sé, uno nunca sabe. He hecho otros protas, series y películas y uno nunca sabe cómo se va a recibir el trabajo. Esta es una carrera de fondo de la que no me puedo quejar. Llevo toda la vida trabajando y vivo de ello, que me parece como un sueño, y este es un trabajo más. Pero espero por Gonzalo y Marta Velasco, la productora, que les funcione la película con el público, porque la historia lo merece.
La Cronosfera: Para mucha gente va a ser un cambio de registro, un Julián Villagrán distinto.
Julián Villagrán: Sí, yo estoy muy contento con eso. Es cierto que los dos o tres últimos años he hecho he hecho más comedia. He estado haciendo El Ministerio del Tiempo, que le tengo un cariño enorme a Velázquez y a la serie, pero también me apetecía meterme en algo mucho más oscuro y profundo. Ya lo he hecho antes y lo echaba de menos. Y sí es cierto que quien me siga del Ministerio o de otras series más livianas se puede llegar a sorprender. Pero con gusto.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *