James McAvoy: el resplandor de Shyamalan

A James McCavoy se le ha terminado la saga X-Men. Hablo en términos de cómo ser recordado. Por supuesto que su Charles Xavier está ahí, y lo estará, es básico en su filmografía, al igual que Mr. Tumnus, el fauno de Las crónicas de Narnia que lo dio a conocer.
Pero el director hindú M. Night Shyamalan le ha proporcionado al actor escocés un nuevo universo al que acogerse y bajo el que cobijarse: el de la película Múltiple, que ahora se estrena en España y que en Estados Unidos ha supuesto un éxito más en la carrera del responsable de El sexto sentido. Y con ella McAvoy está brillando como nunca, al igual que antes lo hicieron Bruce Willis o Joaquin Phoenix en algunas de sus cintas más famosas.

James McAvoy
James McAvoy interpretando una de sus personalidades en MÚLTIPLE

McAvoy da vida en Múltiple a un hombre en el que conviven varias personalidades. En concreto 23. En el film no aparecen todas, pero tendremos el placer de conocer a Barry, Dennis, Patricia o Hedwig, y el espectador solo puede hacer una cosa cada vez que uno de ellos se presenta en pantalla: rendirse a los pies del intérprete.

Guste Múltiple más o menos, entretenga o deje de entretener, hay un dato objetivo por el que tenemos que guiarnos al ver la película, y es que el recital de James McAvoy es digno de asombro, de no perderse ni un ápice de sus detalles, incluyendo gestos, miradas y voces creadas para cada uno de los personajes que habitan el cuerpo del protagonista.
McCavoy puede, sin que la cámara deje de enfocarlo, provocar risa y pánico en una misma escena. Múltiple resplandece gracias a él. Su nivel interpretativo es insuperable. Podrían desaparecer los demás personajes de la pantalla y apenas los echaríamos de menos, porque su presencia es tan rotunda que la llena hasta el punto de traspasarla. Y todos sabemos que, una vez acabada la película, James McAvoy va a convertirse en el actor conocido sobre todo por este trabajo.
Y no sería mala tarjeta de presentación para el resumen de su filmografía. Lo que consigue en Múltiple no es para tomarlo a broma, por mucho que el terror sea un género del que las academias reniegan, por lo general con bastante alegría y algo de menosprecio. Si no es drama, no cuentas. Si una comedia no contiene mucho drama, no tiene peso. Si lo que estrenas es un título de miedo o de ciencia ficción, apenas te miran a la cara.
Y mirar a la cara de Dennis o Hedwig es asombroso. Distinguir sus rasgos en un solo actor es propio de genios, y no reconocer que la de James McAvoy en Múltiple es una de las mejores interpretaciones del año, de ciegos.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *