Entrevistamos a MALENA ALTERIO, Nuria en VERGÜENZA

Me reí mucho cuando leí el guión. Ahora hay que defenderlo.

Hablamos con Malena Alterio, la estupenda pareja del personaje sinvergüenza de Javier Gutierrez en la nueva comedia de Movistar +.

Involucrada en el peculiar proyecto desde el principio, defiende un papel difícil y tierno como pocas actrices podrían.

 

L. C.: ¿Te reíste con el guión? ¿Pensante que era imposible hacerlo? 

Malena Alterio: Yo siempre he sido muy fan del mundo de Juan. A Álvaro le conozco por este proyecto, pero todas las historias que ha hecho Juan con su cosa extraña con la rareza y ese silencio de la incomodidad, todo ese universo suyo siempre me ha gustado. Y de repente tener el privilegio de estar en un proyecto así y con los 10 guiones de una tacada; con el estilo y la forma del humor que me encanta y cómo lo cuentan… Cuando empecé a leerlos soltaba carcajadas porque de alguna de alguna forma me veo reflejada, no en todas, pero sí en cierta metedura de pata. También paraba y decía ¡No me lo puedo creer! ¡Cómo vamos a rodar esto? Había cosas que te llevabas las manos a la cabeza y luego haciéndolas pensaba que iban a cortar, o lo suavizarían y sacarán un trocito, pero no. Afortunadamente han sido super fieles al guión y no habido ninguna voz externa que censurada o pervirtiera la idea original, para bien y para mal. Ahora los responsables somos nosotros; los productores, los creadores y los actores. Ya no vale echarle la culpa a que luego metieron a fulanito y me dijeron que esta frase no la podía decir. Hemos tenido la absoluta libertad para crear, para componer y para proponer, y para los tiempos que corren es genial.

L. C.: Jesús es un imbécil pero ¿Nuria es todavía más imbécil por querer quedarse embarazada de él, como bien dice su vecina?

Malena A.: Hay momentos en los que mi personaje es tonta y yo como Malena, ya hubiera saltado, le hubiera pegado cuatro gritos y lo hubiera dejado. Pero ahí también es lo que me provoco a mi misma y me mola; es como decir, yo no soy esa pero también me creo esa situación. Partiendo de la base que para construir a Nuria había que tener claro que quería mucho a Jesús y que tiene un propósito que es quedarse embarazada; formar una familia y ser normal, porque ella quiere ser normal como el resto de la gente. También creo que es muy reconocible cuando uno empieza con alguien y dice: bueno, esto no me gusta mucho pero ya cambiará (risas) Y no se cambia nunca. O por el contrario, empiezas a salir con alguien que te gusta una faceta suya en plan qué gracioso, cómo mete la pata y eso que te gusta, acaba siendo lo que no puedes soportar. Creo que a las parejas de largo recorrido les pasan estas cosas, que se mimetizan y acaban hablando igual o vistiendo de la misma forma, y yo creo que Nuria se contagia de la metedura de pata de Jesús.

L. C.: ¿Recuerdas alguna escena que te costará mucho a nivel interpretativo? ¿Y que fuera imposible continuar por las risas? Álvaro ha comentado que la clase de inglés…

Malena A.: (risas) ¡Por favor, la clase de inglés! La habíamos ensayado y yo trataba de contenerme, de estar en lo que tenía que estar, pero casi no podía y Álvaro tuvo que salirse. Aún así, se escuchaba sus carcajadas desde fuera y Álvaro además tiene una risa muy escandalosa… Y respecto a la mayor dificultad, te diría que fue pillar el tono; al principio me pasaba y el arranque fue complicado. Álvaro y Juan me marcaban menos porque no querían que se subrayara nada, ni que se hiciera evidente. La extrañeza está presente pero no se muestra tanto, es mas interna. Yo vengo de otro tipo de comedia, de Aquí no hay quien viva, donde la incomodidad se hace más cómplice al espectador y en este caso, los silencios, las pausas y la mirada… Encontrar ese tono fue lo más complicado.

L. C.: ¿Próximos proyectos?

Malena A.: Estoy haciendo teatro; una obra que se llama Los universos paralelos y dirige David Serrano, con Belén Cuesta y Carmen Balagué. Ya estrenamos en el Español pero a partir de enero, de gira por toda España. Luego, además de los siete nuevos capítulos de Vergüenza, tengo dos películas: una con Jordi Sánchez, donde también está Silvia Abril; se titula Bajo el mismo techo y es una especie de La guerra de los Rose pero a la española. Y Perdiendo el norte 2, que va a ser Perdiendo el este ¡y nos vamos a Hong-Kong!

Mariló C. Calvo 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *