DON COSCARELLI: Masters of Horror nació de una broma

Don Coscarelli comenzó su carrera a mediados de los años setenta y ha rodado algunas de las películas más recordadas dentro del género de terror, como Phantasma y la saga a la que dio lugar su éxito. Nocturna, el Festival Internacional de cine fantástico de Madrid, le otorga, en su V edición, la de 2017, uno de los premios como Maestro del fantástico y La Cronosfera habló con él sobre sus recuerdos de tantos años de profesión.

Angus Scrimm en PHANTASMA - Masters of Horror
Angus Scrimm como El Hombre Alto de PHANTASMA

La Cronosfera: ¿Cómo se siente con este premio que le concede Nocturna?
Don Coscarelli: Es muy halagador, la verdad.
L.C.: Lo comparan con directores de la talla de Wes Craven, George A. Romero o Sam Raimi. ¿Le parece que la comparación es acertada?
D.C.: Esos cineastas han hecho grandísimas películas y lo cierto es que llevamos una temporada muy triste respecto a George A. Romero o Tobe Hooper. Es extraño porque yo soy más joven de lo que ellos eran y de alguna manera uno siente que la época a la que ellos pertenecían está llegando a su final, y me resulta muy raro ser testigo de ello. Ha sido muy triste verlos marcharse porque he tenido la suerte de conocer otros cineastas que se interesaban por ellos. Y es que eran encantadores. Mucha gente me dice que cómo yo, siendo tan encantador, soy capaz de hacer películas tan aterradoras, pero yo es que digo lo mismo de ellos. Eran unos hombres increíbles y los echo mucho de menos. Y te agradezco que me pongas en la lista de tan agradable compañía.
L.C.: Echando la vista atrás hacia las películas que ha dirigido, ¿sería capaz de decantarse por alguna?
D.C.: Es lo mismo que tener que elegir entre tus hijos pero yo diría que Phantasma, porque es increíble la cantidad de gente que sigue hablando de ella. Fue un momento muy importante en mi vida y sigo siendo amigo de todo el reparto y del equipo, somos como una familia. También fue el primer título que me dio un éxito internacional. Una de las cosas más memorables que ocurrieron con ella fue que se estrenó en todo el mundo, porque las dos películas anteriores que hice no lo consiguieron, y el distribuidor me dio tres fotografías en el fin de semana del estreno en Madrid y eran fotos que se pusieron en las marquesinas de los cines, con el chico de la película volando. El distribuidor estaba entusiasmado. Había miles de personas frente al cine y yo estaba muy orgulloso de las fotos que se exhibieron.
También destacaría una película oscura a la que siempre he querido mucho y que hice antes de Phantasma, que se llama Kenny y compañía. La hice muy joven y era una comedia que suponía una reflexión sobre mi infancia.

L.C.: ¿Qué considera que ha cambiado más desde que comenzó, la industria del cine o los espectadores?
D.C.: Es una muy buena pregunta porque un problema que veo recientemente es que los espectadores tienden a ser demasiado exigentes, porque ven películas de Marvel, que cuestan doscientos millones de dólares, que tienen efectos visuales increíbles, y cuando yo hacía las películas todo era mucho más barato pero aún así eran efectivas. Ahora la audiencia es más sofisticada y mucho más crítica con lo que ve porque les tiene que convencer del todo. Pero eso también los hace menos sofisticados porque en Estados Unidos, y hablo de Estados Unidos porque he visto nada más que un par de películas en España, pero en Estados Unidos la gente se emocionaba mucho cuando se estrenaba una película extranjera, era emocionante ir al cine y ver la película con subtítulos, pero ahora ya no ocurre, ya no hay ese interés por las películas extranjeras, así que imagínate si elimináramos casi el 90% de la oferta. Hay una lucha del cine español o francés para conectar con la audiencia y esto es algo muy negativo.

ESCULTURAS HUMANAS, rodada para Masters of Horror
ESCULTURAS HUMANAS, la película de Don Coscarelli para Masters of Horror

L.C.: Con Mick Garris en la producción rodó Esculturas humanas en la serie Masters of horror, ¿cómo fue trabajar en ese proyecto?
D.C.: El título de Masters of Horror suena muy egocéntrico, ¿verdad? Pero todo vino a partir de una broma porque Mick Garris celebró una cena en la que invitó a algunos de los directores del género. Fue una noche realmente divertida en la que lo único que se pretendía era escuchar las historias de los otros directores. Hacia el final de la noche estábamos haciendo mucho ruido y en la mesa de al lado estaban celebrando un cumpleaños y trajeron una tarta para la mujer para la que era la fiesta y Guillermo del Toro, que era uno de los directores que estaba con nosotros, se levantó y dijo: “Por favor, acepte nuestros mejores deseos por parte de los Maestros del Terror”. Mick cogió la broma y la convirtió en una serie de televisión con ese título. Y fue una experiencia maravillosa, lo primero por poder hacer una película más corta. Era una manera de hacer una película, sí, pero a ritmo acelerado, que no ocupaba ni un año entero en tenerla lista. En cuatro meses se podía hacer y me divertí mucho. Se rodó en Vancouver, Canadá, y mientras la estaba rodando los demás directores de la serie llegaban o se iban y había como una competición porque te enterabas de lo que los otros estaban haciendo y recuerdo que cuando yo empezaba la mía me hablaron de la de Darío Argento, diciéndome que tenía muchísima sangre y enormes cantidades de gore y yo pensaba que la mía no tendría tanto, y había un poco de presión en ello. Pero me lo pasé muy bien, me gustó mucho la experiencia.
L.C.: Trabajó con Bruce Campbell en Bubba Ho-Tep. ¿Bruce podría ser considerado el Jerry Lewis del terror?
D.C.: (Risas) Sí, la verdad es que sí. Bruce es un showman espectacular. Sabe cómo divertir a las masas. Es extraordinariamente divertido, es como un cómic viviente. Para mí fue muy divertido porque hace una década que formo parte de su mundo, en el que yo personifico a Dean Martin y él a Jerry Lewis. Yo soy el serio y él el divertido.

 

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *