CAFÉ SOCIETY: Woody Allen en el Hollywood dorado

Las películas de Woody Allen son como la vuelta al cole: todos los años hay una. En su caso, no necesariamente en septiembre, pero como el neoyorquino rueda la nueva mientras se espera la anterior, no hay año en que no estrene, cosa que no es necesariamente buena.
Lo es por tener la confirmación de que el genio sigue en forma, trabajando a tres meses de cumplir los 81, pero como ser humano, y falible que es, no siempre nos regala obras redondas, y por mucho que él las firme no hay que dar por hecho que veremos una joya cuando acudamos a comprobar que lo sea.
Sin ir más lejos, los últimos años de su carrera han estado llenos de altibajos, con títulos controvertidos como Vicky Cristina Barcelona, Conocerás al hombre de tus sueños o Magia a la luz de la luna, por muy indiscutibles que sean para casi todos Midnight in Paris o Blue Jasmine.

El vestuario, de Suzy Benzinger, es una de las joyas de la película
El vestuario, de Suzy Benzinger, es una de las joyas de la película

La espléndida Irrational man fue el precedente de Café Society, la que ahora se estrena, y a los grandes Joaquin Phoenix y Emma Stone los sustituyen Jesse Eisenberg, con el que Allen ya había coincidido en la olvidable A Roma con amor, y Kristen Stewart, en un papel cada vez más alejado de la Bella de la saga Crepúsculo, pero no por ello cercano a las cotas de plenitud que logró en Viaje a Sils María.

Como ya hiciera en Midnight in Paris, Allen toma como centro de su película un círculo artístico que si el espectador conoce disfrutará con una intensidad mayor. En esta ocasión se trata del Hollywood de los años 30, del que por supuesto se citan actores y directores reales de la época que consiguió hacer de Hollywood el limbo dorado a cuya sombra hoy sigue viviendo: Ginger Rogers, Bette Davis o Louis B. Mayer son algunos de los nombres míticos que aparecen en esta historia en la que el amor entre magnates es lo que verdaderamente cuenta.

Steve Carrell, uno de los grandes intérpretes del film
Steve Carrell, uno de los grandes intérpretes del film

El cine, el escaparate en el que su glamour se desenvuelve, que es local que da título a la película, y el mundo del hampa, tan presente entonces y con tan poca presencia en la cinta, son los escenarios del nuevo trabajo de Woody Allen, que peca, entre otros aspectos, de escaso equilibrio entre ellos, como si mentar a la mafia fuera una obligación pero él forzara al guion a no desviarse del romanticismo que lo protagoniza.

Si bien artísticamente la película no es formidable, en el aspecto técnico destaca con una contundencia aplastante. La fotografía de Vittorio Storaro es, sencillamente, prodigiosa, pero es que la dirección artística o el vestuario son también dignos de elogio. El vestido rojo que luce Blake Lively merece, por derecho propio, un sitio en un museo.
La estrella absoluta de Infierno azul, vista en cines este mismo verano, es la perla del Café Society. Jesse Eisenberg, intérprete bastante solvente, cumple con corrección en este ejercicio con sabor cinematográfico, y el estupendo Steve Carrell borda a su representante de actores llamado Phil Stern, nombre correspondiente a un legendario fotógrafo de aquellas viejas glorias de las que aquí se habla. Pero es Blake Lively, pese a sus escasas

Blake Lively y Jesse Eisenberg
Blake Lively y Jesse Eisenberg

intervenciones, quien más brilla de todos ellos. Su glamour, su elegancia y su presencia convierten al Café Society en el local de moda con más credibilidad del celuloide contemporáneo.
Lástima que el conjunto de la película no esté a la altura de lo que se espera de Woody Allen. La reiteración del primer y eterno acto, la rápida resolución de los dos últimos o la escasa compensación entre todos ellos lastran una cinta con los ingredientes necesarios para ser imprescindible, dejándola en el camino intermedio: el de las obras que pudiendo ser más grandes se quedan muy lejos de conseguirlo.

Silvia García Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *