Amar: la alegría y el dolor del primer amor

Amar: la alegría y el dolor del primer amor

 

Amar es la historia de un romance adolescente

que tiene como protagonistas a dos jóvenes en edad creciente.

Carlos y Laura, dos chicos entregados

en cuerpo y alma en un relato desesperado,

una carrera por quererse más el uno al otro

que puede acabar con el amor congelado.

 

Amar
Uno de los momentos más representativos de AMAR, de Esteban Crespo

 

Amar es la primera inclusión de Esteban Crespo en el largometraje

tras siete cortos en su haber, uno de ellos muy galardonado:

un Goya y una nominación al Oscar, todo un privilegiado.

Aquel no era yo es el título del trabajo merecedor de tantos laureles

un duro relato situado en África con Gustavo Salmerón

entre los principales papeles.

También rodó Amar y Siempre quise trabajar en una fábrica,

cortos que luego ha utilizado para contar esta historia larga.

Amar
Los susurros y las respiraciones, detalles asombrosos de la película

 

 

Amar comienza con una escena que pocos pueden esperarse,

un momento de entrega muy extremo,

momento incluso desconcertante.

Porque no estamos acostumbrados a pensar

que el amor entre adolescentes pueda llegar a desarrollarse

al nivel al que muchos adultos no llegan ni a acercarse.

Pero no nos engañemos, el cartel ya es bastante explícito,

dice que seremos voyeurs, queda muy clarito.

La cámara, íntima, roza a los personajes,

desnuda su alma y su cuerpo

y hasta las respiraciones son los sonoros engranajes

para darle a la película su adecuado tempo.

 

Amar
Detalle del cartel de AMAR

 

La cinta cuenta con un reparto de actores admirable,

Natalia Tena, Nacho Fresneda, Sonia Almarcha o Gustavo Salmerón,

y otros nombres emergentes, los de Pol Monen o María Pedraza

que son un portento, dignos de toda alabanza.

Y mucha atención, por favor, al grupo de amigas de Laura,

a ese descubrimiento que es Greta Fernández,

hija del gran Eduard, con tanto futuro como su padre.

Las conversaciones de las chicas, naturales, extremas, vivas,

pueden casusar rechazo, sobre todo en la fiesta del pijama,

pero que su crudo lenguaje no haga pensar

que las jóvenes contemporáneas no dicen esas cosas al hablar:

según Esteban Crespo, al indagar entre ellas,

se encontró con que donde él creyó que se había pasado

la realidad le decía que apenas había llegado.

 

Amar
Laura (María Pedraza) y su madre (Natalia Tena) en AMAR

 

Viendo Amar recordamos otras películas románticas duras,

Kids, de Larry Clarke, o 10.000 km, de Carlos Marqués-Marcet

títulos que, seamos sinceros, son difíciles de ver.

Esta no lo es tanto, es solo consciente

de que la realidad en el amor no siempre es clemente.

El amor es complejo, es dificil de entender

pero ya en la adolescencia supone una locura

porque hoy la pareja se quiere

pero mañana surge la duda.

Amar retrata precisamente eso

con la seriedad de una película adulta

y así, Esteban Crespo demuestra que si ya tiene un Goya

con este trabajo debería seguir la misma ruta.

 

Silvia García Jerez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *